2018, el año de la resurrección de la eólica en España

El sector vuelve a sentirse como en los viejos tiempos: con actividad industrial y con fuerza para continuar como uno de los países punteros y líderes a nivel mundial. Según la nueva edición del Estudio Macroeconómico del Impacto del Sector Eólico en España de la Asociación Empresarial Eólica (AEE) elaborado por la consultoría Deloitte, en 2018 se han instalado 392 MW eólicos en España con una conclusión clara: Es un año de despegue pero el objetivo es llegar a una senda lineal de crecimiento.

“Las cifras de incremento de la eólica en España para los próximos años ofrecen una visión objetiva del papel que esta tecnología tiene hoy y tendrá en el futuro. El sector eólico español se encuentra, seguramente, entre los mayores casos de éxito de la economía española’’ ha manifestado Rocío Sicre, presidenta de la Asociación Empresarial Eólica (AEE).

Y ese éxito se refleja, sobre todo, en su impacto en la economía española. En 2018, su contribución total al PIB  fue de 3.584 millones de euros (el 0,31% entre contribución directa e indirecta), generó un empleo de 23.972 profesionales, una cifra que va aumentando desde 2016 pero que queda lejos de su récord de 2008 (41.438 empleos), también mejora de la balanza de pagos, reduce la dependencia energética y los gastos en importaciones de combustibles fósiles (9,5 millones de tep), reduce las emisiones de gases de efecto invernadero (26 millones de toneladas de CO2), y reduce los precios de la electricidad.

A finales de 2018, España contaba con 23.484 MW de potencia instalada y la generación eólica fue de 49.750 GWh, lo que supone una cobertura de la demanda del 19%. Las conclusiones del informe señalan que «aunque en los últimos tres años se observa una mejora de la situación económica, la demanda de electricidad se está incrementando en menor medida», de hecho, fue inferior a la de 2011.

Y en un futuro cercano, «no se espera que la demanda de electricidad crezca con fuerza». Aún así, el sector eólico confía que a largo plazo la electrificación de la economía pueda tener un efecto beneficioso sobre la demanda.

Situación de la eólica en el mundo

A nivel mundial, la potencia eólica instalada continúa creciendo con fuerza. En 2018, se alcanzaron los 591.549 MW (entre terrestre y marina). España mantiene una quinta posición en potencia instalada con un 4%, tras China (35%), Estados Unidos (17%), Alemania (10%) e India (6%). Según las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la potencia eólica instalada en el mundo ascenderá a 1.305 GW en 2040.

El sector eólico español está bien situado para aprovechar las oportunidades que surgen a nivel mundial. Las empresas españolas cuentan con una experiencia y reputación que les sitúan en condiciones inmejorables para aprovechar la oportunidad de crecimiento.

Y uno esos sectores donde el sector eólico quiere ser puntero es en la eólica marina. «Somos un sector que ya es maduro y trabaja de forma razonable y confortable», ha señalado por su parte Juan Virgilio Márquez, director general de AEE, «podemos presumir de tener toda la cadena de valor en el país, hay mercado de capital, hay capacidad de las empresas, las 207 fábricas del sector producen 2,2 GW al año… y queremos también liderar el mercado de la eólica marina flotante, que en un futuro consideramos clave para nuestro desarrollo y liderazgo mundial».

Beneficios de la eólica para el conjunto del país

Según el escenario del PNIEC, teniendo en consideración la potencia eólica a incorporar a 2030 junto con las repotenciaciones que se llevarán a cabo, los beneficios económicos y de competitividad tendrán numerosos efectos positivos para el país. Por ejemplo, se incrementará considerablemente la aportación al PIB y el sector eólico podría duplicar los empleos existentes en la actualidad.

El incremento de potencia eólica anual en España a 2030 debe ser de 2.200 MW para llegar al objetivo de 50 GW en el año de referencia, por eso, desde la patronal eólica se ve necesario el cumplimiento de una serie de puntos:

  • Consolidar objetivos de instalación de potencia eólica ambiciosos con ritmos constantes y adecuados de instalación.
  • Necesidad de un marco regulatorio estable, predecible y favorable a largo plazo.
  • Desarrollar mecanismos para la incorporación de potencia con calendarios factibles, y mecanismos de control de ejecución de los proyectos apropiados. Nuevo diseño de subastas que de visibilidad más allá de 2020.
  • Coordinar las decisiones en política energética y climática con la política industrial y de innovación de tal modo que se genere el mayor impacto positivo en los sectores industriales nacionales y en su cadena de suministro. Establecer una Estrategia de liderazgo industrial.
  • Favorecer la extensión de vida de las instalaciones más antiguas para garantizar la estabilidad en la capacidad de generación del parque eólico nacional y avanzar en la regulación adecuada para fomentar el “repowering”.
  • Favorecer la exportación de los productos y servicios de los Fabricantes de Equipos y Componentes y Empresas de Servicios Complementarios.
  • Obtener el liderazgo en el desarrollo de tecnología y las actividades de I+D del sector, además de una adecuada capacitación de los profesionales del sector con adaptabilidad y visión de futuro.
  • Impulsar la eólica marina en España como una oportunidad industrial, de competitividad y de innovación. Establecer un objetivo a 2030 para traccionar un mercado nacional acorde a las estrategias de los países de nuestro entorno europeo, aprovechando nuestra cadena de suministros y fortalezas industriales.

La sociedad española, a favor de la eólica

La opinión pública española está a favor del incremento de eólica en España. En el estudio reciente elaborado por la consultora Análisis e Investigación para AEE, los resultados muestran que la energía eólica es la energía más conocida por los españoles (es la más conocida de forma espontánea, un 75,2% nombra a la eólica en primer lugar). Además, los valores que se asocian a la eólica son su carácter renovable, limpio, seguro, con futuro y totalmente desarrollada.
Prácticamente el 90% está a favor de que se incremente el porcentaje de la energía que se genera mediante la eólica:
  • Cerca del 90% está a favor de la creación de más parques eólicos.
  • Nueve de cada diez consideran que es una energía con futuro y en la que hay que invertir.

A pesar del amplio conocimiento de la energía eólica y sus características, poco más de una tercera parte de los encuestados sabe que España es líder en fabricación (cerca del 50% desconoce que España exporte a otros países energía eólica) y genera más energía eólica que la mayoría de los países europeos. En este sentido, los españoles son poco conscientes de la importancia y relevancia que el sector de la energía eólica tiene para España y la posición de liderazgo de nuestro país en este campo.