Integrar las islas Baleares al sistema eléctrico peninsular costará 2.000 millones de euros a los consumidores

Los costes extrapeninsulares siempre han sido una de las partidas de los costes del sistema eléctrico que más críticas han suscitado, sobre todo porque no se ha hecho prácticamente nada para reducirla.

Es por ello que por ejemplo, en el caso de las islas Baleares, se haya decidido apostar más por una conexión submarina con la Península que por una mayo integración de energías renovables en las islas.

A día de hoy, Baleares está conectada con la Península a través de un cable que va de Valencia hasta Mallorca. Se construyó en 2012 y gracias a él se ha mejorado la seguridad de suministro de la principal isla del archipiélago.

Pero entre las islas del Mediterráneo hay más conexiones eléctricas que se dan apoyo unas a otras. Por ejemplo, hay dos cables que unen las Pitiusas (Ibiza y Formentera) con Mallorca, al igual que hubo un cable que unía Mallorca con Menorca, hasta que en 2016 se rompió. Un ancla se llevó por delante todo el cable. Hoy sigue sin haber cable entre las dos mayores islas de Baleares, pero eso ya será historia a partir de esta semana.

Red Eléctrica iniciará dentro de unos días la instalación de un nuevo cable que una Menorca con Mallorca. En menos de un año, el operador del sistema ha iniciado la construcción de esta infraestructura que el Gobierno del PSOE aceleró tras el apagón sufrido el año pasado en Menorca tras el paso de una manga marina o tornado que arrasó con varias torres eléctricas de la isla.

Esta infraestructura supondrá una inversión de unos 84 millones de euros, y supondrá un ahorro de unos 12 millones de euros anuales para los consumidores. Por tanto, el cable se rentabilizará en unos 7-8 años aproximadamente.

La ‘obra’ de tirar el cable entre ambas islas la llevará a cabo la noruega Nexans que obtuvo el contrato de este proyecto por unos 50 millones de euros.

Gracias a este cable, el pequeño sistema eléctrico balear (con los cuatro cables incluidos) generará unos ahorros de unos 100 millones de euros anuales. Teniendo en cuenta que todo ello ha supuesto una inversión de unos 700 millones de euros, su rentabilidad se verá a partir del octavo año.

Lo que lleva invertido Red Eléctrica en los enlaces en Baleares se reparte de la siguiente manera: 420 corresponden al cable entre la Península y Mallorca, 200 millones a los dos cables entre Mallorca e Ibiza y 84 millones al cable que une Mallorca y Menorca

Pero en los planes de Red Eléctrica no está dejarlo así. Se necesita una mayor seguridad por si sucede algún incidente en los cables como el que sucedió hace tres años en la conexión Mallorca-Menorca.

Para ello, y dotar de una seguridad de suministro casi plena, Red Eléctrica tiene planificado duplicar los cables. Es decir, tirar otro cable de la Península hasta Mallorca, y otros dos que unan Mallorca con Ibiza y Menorca.

Según fuentes de la compañía, este plan ronda una inversión de unos 1.200-1.400 millones de euros, dependiendo de cómo sean finalmente los trayectos de los proyectos.

«De ellos, aproximadamente 1.000 corresponden al segundo cable entre la Península y Mallorca, 100 al tercer cable entre Mallorca e Ibiza y 85 al segundo cable entre Mallorca y Menorca», explican las fuentes.

Esta duplicidad del cable, que se realiza por materia de seguridad energética de las islas, costaría al consumidor de la luz unos 2.000 millones de euros. Es decir, integrar las Baleares al sistema eléctrico peninsular tendría que verse rentabilizado aproximadamente para 2040, si se mantienen los ratios de ahorro que supone la actual conexión.

Capacidad y uso de los cables de Baleares

  • Mallorca – Península tiene un enlace con una capacidad máxima de 400 MW y se opera con una potencia de entre 60 y 200 MW según las necesidades eléctricas de Mallorca para cumplir con los criterios de seguridad.
  • Mallorca – Ibiza tiene dos enlaces. Cada uno tiene una capacidad máxima de 100 MW, pero se opera cada uno con una potencia de alrededor de 50 MW para cumplir con los criterios de seguridad.
  • Mallorca – Menorca tiene un enlace con una capacidad máxima de 100 MW y se va a operar con una potencia de alrededor de 30 MW para cumplir con los criterios de seguridad.