Japón, California, Francia, Escocia… La eólica flotante española quiere surcar los mares del mundo

España fue en 2018 el tercer país en el mundo en valor neto de exportaciones industriales de tecnología eólica, sólo superada por Dinamarca y Alemania, según un estudio de IRENA, y ahora este sector se prepara para dar un salto más grande y ocupar una buena posición de salida gracias a la eólica marina flotante.

Es el caso de la firma de ingeniería española Saitec Offshore que va a instalar su proyecto BlueSATH, una plataforma marina flotante a escala, en el Abra del Sardinero (Santander) a lo largo del primer trimestre de 2020 y que se estará probando durante un plazo de 12 meses.

El objetivo es poner en marcha un ensayo en condiciones reales de un aerogenerador flotante a escala 1:6 de un modelo de 10MW. La tecnología de plataforma flotante SATH, acrónimo de Swinging Around Twin Hull, es una de las alternativas que existen en eólica flotante y que ya tiene buenas perspectivas de mercado.

«Esta es una prueba a escala, y doce meses después, llevaremos nuestra tecnología al siguiente modelo, que esta vez será a escala real (2MW) y que se instalará en la Plataforma Vasca de Energías Marinas (BIMEP) a partir de 2021», explica a este diario David Carrascosa, director técnico de Saitec Offshore.

Sin embargo, ya hay buenas perspectivas para estas plataformas marinas flotantes. «Ya estamos trabajando en Japón, desde 2016  firmamos un acuerdo con la hispano-japonesa Univergy para desarrollar proyectos eólicos marinos allí, aunque todavía están en fase experimental».

La española Saitec y la hispano-japonesa Univergy se alían para proyectos eólicos marinos en Japón

Y además de Japón, Saitec reconoce que ya hay otros países interesados por su tecnología. «Estamos trabajando en manera intensiva para parques eólicos marinos flotantes en Francia, en Escocia, y en California, aunque el interés se extiende por toda la costa Oeste de EEUU, porque tiene unas características similares a la española, es decir que no hay plataforma continental y en seguida las profundidades marinas son enormes», añade Carrascosa.

«Hay varios puntos diversos que hacen que nuestra tecnología se diferencie de otras marinas flotantes», puntualiza el director técnico de la compañía, «la primera es la competitividad de la plataforma, porque se reduce el coste energético durante su construcción, al utilizar hormigón como material principal, la segunda es que es posible hacer el ensamblaje completo (turbina, torre y base) en el puerto, lo que reduce el coste, y se reduce aún más por su bajo calado».

«Otro de los puntos que reduce los costes es que como el trabajo de construcción se hace con hormigón, y es un material que existe en cualquier lugar del mundo, no hay que pensar en la necesidad de que haya astilleros u otro tipo de nueva industria no existente allá donde vayamos con nuestra tecnología», añade Carrascosa, «y por último, también reducimos costes por el sistema de anclaje que utilizamos, el Single Point Mooring (SPM), es decir, que todas nuestras líneas de cadenas, de entre 3 y 6, salen de un mismo punto de la plataforma y se anclan al fondo marino repartidas cada 120º, lo que minimiza los riesgos y reduce los costes».

Es, en definitiva, una solución innovadora, competitiva y eficiente para la eólica marina flotante, que ha sido validada en numerosos ensayos en tanque desde 2014.

El proyecto piloto BlueSATH frente a la costa de Santander quiere validar el comportamiento dinámico de la plataforma SATH y el análisis de su impacto ambiental. Para ello, se estudiarán los diferentes ámbitos afectados durante la construcción, instalación y operación: la huella de carbono, medio acuático, residuos etc. También se compararán y validarán los modelos numéricos de la fase previa de ingeniería de detalle con el fin de obtener modelos que permitan una optimización final de la estructura, reduciendo costes y verificando la integridad estructural del aerogenerador.

Las posibilidades que se abren son enormes. Según el informe Offshore Wind Outlook 2019, el mercado offshore ha crecido cerca de un 30% al año en el período comprendido entre 2010 y 2018 y se prevé que aumente 15 veces su capacidad en las próximas dos décadas. Y la versatilidad de la flotante le permitirá tener un papel protagonista.

Pero mientras llegan los proyectos comercialmente viables, en estos meses en Santander se identificarán las variables que mejor pronostiquen el daño en los diferentes elementos de la estructura; de manera que se pueda predecir su vida útil a través de una serie de sensores.  Además, se identificarán los posibles retos y riesgos derivados de la logística y el transporte del demostrador desde la ubicación de fabricación/ensamblaje hasta su ubicación de operación final.

Respecto a la operación y el mantenimiento del aerogenerador flotante, se establecerán las operaciones necesarias para asegurar un funcionamiento óptimo gracias al sistema de accesibilidadcon el que cuenta la plataforma.

Según un comunicado de la compañía, el 75% del presupuesto de subcontratación se ha destinado a empresas de la región y ha contado con la participación de miembros del Cluster Seas of Innovation Cantabria tales como: el Puerto de Santander, IHCantabria, DEGIMA, ASTANDER y ACORDE.

Datos técnicos de la plataforma

Turbina AE-30kW (Aeolos)
Diámetro del rotor 15m
Altura del buje 17,45m (Sobre el nivel medio del mar)
Sistema de fondeo 3 x 150m (Cadena de grado 3 de 40 mm)
Ancla 3 x anclas de arrastre de 2 toneladas
Masa 50 toneladas (acero y hormigón)

 

España, líder mundial en tecnologías de eólica marina flotante, la gran olvidada por el Gobierno para la transición energética