La producción eléctrica mundial a partir del carbón va a registrar una caída récord del 3% en 2019

La producción mundial de electricidad a partir del carbón está en camino de caer alrededor de un 3% en 2019, la mayor caída registrada. Esto equivaldría a una reducción de alrededor de 300 teravatios hora (TWh), cantidad superior a la producción total de carbón de Alemania, España y  Reino Unido juntas el año pasado, según  informa Carbon Brief.

La disminución récord se debe a la caída en países desarrollados, incluidos Alemania, la UE en general y Corea del Sur, que no está siendo contrarrestada por aumentos en otros lugares. La mayor reducción se está produciendo en EEUU, donde se han cerrado varias grandes centrales eléctricas de carbón. En India se está registrando un cambio radical y probablemente la producción caiga por primera vez en al menos tres décadas, mientras se produce un allanamiento del crecimiento China.

El principal contrapeso a la tendencia dominante es el aumento continuo de la generación de carbón en el sudeste asiático, pero la demanda de estos países aún es pequeña en relación con el total mundial.

El declive mundial significa un golpe económico para las plantas de carbón debido a la reducción de las horas de funcionamiento promedio, que se espera que alcancen un mínimo histórico.

La caída récord también aumenta la posibilidad de desacelerar el crecimiento global de las emisiones de CO2 en 2019. Sin embargo, el uso y las emisiones mundiales de carbón siguen siendo mucho más altos que el nivel requerido para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

Disminución récord

Después de décadas de crecimiento casi ininterrumpido, el análisis de Carbon Brief sugiere que la producción mundial de electricidad a partir del carbón está en camino de registrar una caída récord en 2019 (ver gráfico). Se prevé que la generación para el año se sitúe en un 3% por debajo del nivel en 2018, una reducción de unos 300TWh.

En las últimas tres décadas y media, solo otros dos años han visto una disminución en la producción de energía a partir del carbón: una caída de 148TWh en 2009 a raíz de la crisis financiera mundial; y un recorte de 217TWh en 2015 tras una importante desaceleración en China.

Tormenta perfecta

Las razones de la histórica caída proyectada en la generación a carbón en 2019 varían de un país a otro, pero incluyen una mayor generación de electricidad a partir de energías renovables, nucleares y de gas, así como la desaceleración o el crecimiento negativo de la demanda de energía.

En los países desarrollados que conforman la OCDE , ha habido un fuerte crecimiento en la generación eólica y solar en 2019, así como reducciones en la demanda de electricidad relacionadas con un crecimiento económico y comercio global más lento.

La caída de la demanda es particularmente clara en Japón y Corea del Sur, donde las exportaciones se han reducido drásticamente. En ambos países, la generación nuclear aumentó sustancialmente, lo que redujo el uso del carbón. En América del Norte, aproximadamente el 60% de la caída del carbón se debió al cambio a gas, ya que las plantas de carbón cerraron y se abrieron nuevas plantas de gas.

Durante los dos años anteriores 2017-2018, las reducciones en la generación de carbón en los EE. UU. Y la UE se han compensado con aumentos en otros lugares, particularmente en China.

Este año, sin embargo, la caída de las economías desarrolladas se está acelerando, mientras que la generación de carbón en India y China se está desacelerando bruscamente, precipitando una reducción global.

Perspectiva global

El uso global del carbón alcanzó su punto máximo inesperadamente en 2014, en un momento en que la AIE todavía pronosticaba un aumento de la demanda más allá de 2030. Este pico fue impulsado en gran parte por una reducción en la generación a carbón en China, como resultado de una desaceleración en la construcción y la producción de la industria pesada y un rápido aumento en la producción de energía hidroeléctrica, eólica, nuclear y solar.

Con el fuerte crecimiento de la demanda eléctrica china durante 2017-18, impulsado en gran medida por el aumento de la producción en la industria pesada tradicional (acero, cemento, vidrio plano) y los sectores de propiedad, el uso de carbón térmico aumentó globalmente en 2017 y 2018, impulsando el más rápido aumento de CO2 en siete años .

Pero el rápido aumento de las fuentes de energía no fósiles, los precios del CO2 y las jubilaciones de las plantas de carbón, asistidas por una desaceleración del crecimiento económico mundial, apuntan a que la generación de energía a carbón experimente una disminución récord en 2019.