Los vendedores de coches piden estabilidad política para aclarar el futuro del automóvil y revitalizar el mercado

La Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) ha exigido al Gobierno que tome decisiones respecto al mercado automovilístico, con el fin de que se reactive la actividad y consigan despejar las incertidumbres sobre la combustión de los motores, que todavía paraliza la decisión de compra.

Con motivo de la publicación de los datos de matriculaciones durante el mes de octubre, que arrojan un alza del 6,3% debido al efecto WLTP registrado el año pasado, el presidente de Ancove, Elías Iglesias, ha trasmitido que el sector necesita «estabilidad».

«Estabilidad económica, pero también política. Los futuros compradores deben tener certezas de que pueden comprar cualquier motorización, sea de combustión o sea alternativa, con la plena confianza de que podrán utilizar su coche sin restricciones añadidas», ha señalado Iglesias.

En este sentido, la asociación recuerda la confusión generada entre los compradores en los últimos años como consecuencia de los mensajes «en contra de los vehículos de combustión», lo que habría incidido en la decisión de compra de los consumidores.

De hecho, Iglesias destaca que «muchos creen» que las versiones diésel y gasolina «tienen un futuro incierto a tenor de algunos mensajes políticos», pero recuerda que las motorizaciones alternativas todavía son «ostensiblemente más caras y arrojan dudas sobre su eficiencia energética».

Por todo ello, la asociación pide «sosiego» en relación a la campaña electoral de las elecciones del 10-N y urge a que el resultado de las urnas se traduzca en la formación de un Gobierno «estable» que despeje las dudas sobre el proceso de descarbonizac