Volkswagen arranca su plan de electrificación: en 2028 tendrá 70 modelos eléctricos de todas sus marcas y fabricará baterías

La firma automovilística alemana Volkswagen ha comenzado en la factoría de Zwickau (Alemania) la fabricación de su modelo 100% eléctrico ID.3, que representa el primer vehículo de la mayor ofensiva eléctrica en la industria del automóvil de todo el mundo.

Según detalló Volkswagen, la transformación de la planta de un centro de fabricación de vehículos de combustión a uno de producción de eléctricos comenzó en 2018 y culminará en 2020. La compañía ha invertido 800 millones de euros hasta la fecha en este proceso, pero la cuantía total ascenderá a 1.200 millones.

En Zwickau, con una plantilla de unos 8.000 trabajadores, el grupo Volkswagen producirá, desde 2021, hasta seis modelos basados en la plataforma modular eléctrica MEB de las marcas Volkswagen, Audi y Seat. Hasta ahora se ensamblaban el Golf, el Golf Variant y el Golf alltrack. La capacidad de producción aumentará de 300.000 a 330.000 unidades al año.

El consorcio germano prevé una producción de 22 millones de vehículos con tecnología eléctrica para 2028 de todas las marcas que engloba. En total, destinará 44.000 millones de euros a electromovilidad, conducción autónoma, nuevos servicios de movilidad y remodelación de sus plantas.

La compañía también transformará sus plantas alemanas de Emden y Hanover en factorías de producción de automóviles eléctricos y establecerá su segundo centro de movilidad eléctrica en el Estado federal de Baja Sajonia (Alemania). Para 2022, contará con ocho factorías MEB en Europa, China y Estados Unidos.

Para impulsar su ofensiva eléctrica -hasta 70 modelos eléctricos de todas sus marcas para 2028–, la multinacional ha contratado a LG Chem, SKI, CATL y Samsung como proveedores de celdas de batería. Además, en vista al aumento constante de la demanda de vehículos eléctricos, Volkswagen también está estudiando la posibilidad de participar en la fabricación de celdas de batería en Europa.

El objetivo de Volkswagen para 2025 es reducir un 30% la huella de dióxido de carbono (CO2) de su flota de vehículos en comparación con los niveles de 2015. El consorcio con sede en Wolfsburg invertirá más de 30.000 millones de euros para 2023 en la electrificación de su gama de vehículos.

ID.3, «el eléctrico del pueblo»

Volkswagen pretende «democratizar» la electromovilidad con el ID.3, con un precio -la versión de acceso a la gama– inferior a 30.000 euros en Alemania. El vehículo está disponible con tres opciones de tamaño de batería: 45 kilovatios hora (330 kilómetros de autonomía), 58 kilovatios hora (420 kilómetros de autonomía) y 77 kilovatios hora (550 kilómetros de autonomía). Todos según el ciclo de homologación WLTP.

Además, el nuevo compacto eléctrico de Volkswagen es capaz de recargar alrededor de 290 kilómetros de autonomía en 30 minutos utilizando una potencia de carga rápida de 100 kilovatios.

Según la marca, el ID.3 llegará a los clientes con un balance de emisiones de dióxido de carbono neutro en lo relativo a la batería, la cadena de suministro y la producción, por lo que simboliza el nuevo compromiso ‘goTOzero’ de Volkswagen.

Para el año 2050, el grupo alemán al completo quiere alcanzar un balance neutro en cuanto a las emisiones de CO2. Para 2023, tan solo la marca Volkswagen habrá invertido unos 9.000 millones de euros en movilidad eléctrica y producirá más de diez millones de vehículos eléctricos en la próxima década, con más de 20 modelos diferentes.