Arranca la peor subasta de interrumpibilidad para la industria electrointensiva de la historia (y la mejor para el resto de los consumidores)

La asignación del servicio de interrumpibilidad para el primer semestre de 2020 se celebrará esta semana, entre los días 16 y 20 de diciembre, con la subasta de 1.000 megavatios (MW) de potencia interrumpible para grandes consumidores de electricidad, lo que representa menos de la mitad de los 2.340 MW que fueron asignados en la última subasta.

Además, tan solo se pondrán en juego bloques de producto de 5 MW, con un total de 200 a subastar, por lo que no habrá de esta manera en esta subasta de interrumpibilidad bloques de 40 MW, los más importantes para la gran industria.

Esta subasta, considerada por el Gobierno «extraordinaria» hasta que se adopten los mecanismos previstos en la normativa del Mercado Interno de la Electricidad marcada por la UE, ha vuelto a poner en ‘pie de guerra’ a los electrointensivos, que la consideran insuficiente y que han advertido del daño que causará al sector.

A espera de la aprobación del Estatuto de Consumidores Electrointensivos, pendiente de la formación de un Gobierno estable, el sector insiste en la insostenibilidad actual de los precios de la energía en España, frente al nivel de sus competidores europeos.

En la subasta para el primer semestre de 2020, el precio de salida de los bloques de 5 MW de la subasta se situará en los 125.000 euros/MW. El escalón de bajada en la subasta con respecto a estos precios de salida será de 1.000 euros por MW.

Asimismo, el coste imputable a la organización del procedimiento de subastas que será soportado por los participantes que resulten adjudicatarios será de 556 euros por MW adjudicado.

IMPORTANTES RECORTES EN LAS ÚLTIMAS SUBASTAS

En la última subasta, celebrada a finales de junio, se adjudicaron 2.340 MW a los grandes consumidores de electricidad por un importe de 95 millones de euros, lo que representaba ya un importante recorte con respecto a las realizadas en los ejercicios anteriores.

Sumando los 101,15 millones de euros destinados a la interrumpibilidad en el primer semestre del año, el importe de 2019 asciende a un total de 196,15 millones de euros. Esta cifra representó un nuevo significativo recorte, unido al del año pasado, que dejó la cifra recibida por la gran industria en 2018 en poco más de 300 millones de euros, respecto a los más de 350 millones de euros que los grandes consumidores de electricidad percibieron por este concepto en 2017, y menos de la mitad de los más de 500 millones de euros que recibían en años anteriores.

LA INTERRUMPIBILIDAD.

El servicio de interrumpibilidad es una herramienta de la que dispone Red Eléctrica de España (REE), como operador del sistema, para asegurar en todo momento un suministro eléctrico nacional de calidad.

Con este servicio, los grandes consumidores de electricidad (industrias) se comprometen a reducir su consumo eléctrico cuando el sistema eléctrico lo requiere, siendo retribuidos por ello. La activación del servicio la realiza Red Eléctrica y responde a criterios técnicos o económicos.

La interrumpibilidad del servicio se paga a través de la factura de la luz del resto de consumidores por lo que en los primeros seis meses del año se pagará menos que en los últimos años en este concepto.