EDP vende cartera de activos hidráulicos en Portugal a un consorcio liderado por Engie por 2.200 millones

EDP ha alcanzado un acuerdo para vender una cartera de activos hidráulicos en Portugal a un consorcio liderado por la francesa Engie por 2.200 millones de euros, informó la compañía.

En concreto, la energética lusa se ha desprendido de una cartera de seis centrales hidroeléctricas situada en la cuenca del río Duero con una capacidad instalada total de 1.689 megavatios (MW).

Engie participa con un 40% en el consorcio que se ha hecho en la puja con estos activos y en el que también participan Crédit Agricole Assurances (35%) y Mirova-Natixis Group (25%).

Los activos están integrados por las centrales Miranda, Picote y Bemposte, con un total de 1.200 MW de capacidad instalada; y las plantas con instalaciones de bombeo (Foz Tua, Baixo Sabor y Feiticeiro), con 500 MW.

EDP indicó que el importe acordado representa un valor de empresa de 2.210 millones (con el valor del patrimonio sujeto a ajustes hasta la finalización de la transacción). Se prevé que la operación se cierre en la segunda mitad de 2020, una vez complete las aprobaciones corporativas y regulatorias necesarias.

En los últimos 12 años, la compañía dirigida por Antonio Mexia ejecutó un plan para la construcción y repoblación de centrales hidroeléctricas en Portugal, aumentando su capacidad instalada en el país en 2,6 gigavatios (GW).

Tras esta operación, EDP señaló que mantendrá su posición de liderazgo en Portugal en capacidad de generación hidroeléctrica con 5,1 GW, mientras continúa siendo el segundo mayor operador hidroeléctrico en Iberia (España y Portugal).

El grupo luso destacó que esta transacción tiene como objetivo «optimizar su cartera, disminuir su exposición a la volatilidad hidroeléctrica y los precios comerciales, reforzar el bajo perfil de riesgo comercial y mejorar el apalancamiento financiero».

Interés inicial por parte de Iberdrola y Endesa

EDP puso hace unos meses en marcha este proceso de venta de activos en la Península Ibérica enmarcado dentro de su plan estratégico 2019-2022, lanzado por el grupo el pasado mes de marzo.

Según el plan, el grupo prevé captar hasta un importe total de 6.000 millones de euros a través de la desinversión en activos, de los cuales unos 2.000 millones de euros procederían de estos activos en la Península Ibérica.

En un principio, la puesta en venta de estos activos hidráulicos suscitó el interés de las energéticas españolas Endesa e Iberdrola, así como de diversos fondos de inversión.