Engie cerrará dos centrales de carbón en Chile y una en Perú de aquí a 2024

El grupo francés Engie anunció este martes el cierre de dos de sus centrales eléctricas de carbón en la ciudad chilena de Mejillones y una tercera en Perú, la de Ilo 21, que se complementa con el plan para desarrollar un gigavatio de potencia de energías renovables en el primero de esos países.

Engie explicó en un comunicado que el cierre de las plantas de Mejillones (con una potencia de 334 megavatios) se llevará a cabo de aquí a 2024, y la de Ilo 21 (de 135 megavatios) de aquí a 2022.

La empresa ya había puesto fin en Chile en junio a la actividad de dos de sus unidades de la central de Tocopilla (la 12 y la 13, con 170 megavatios), y había dicho que haría lo mismo con otras dos (la 14 y la 15) de aquí a 2021.

La semana pasada dio a conocer su plan para la construcción en ese mismo país de un gigavatio de potencia (1.000 megavatios) de activos eólicos y solares con una inversión de unos 1.000 millones de dólares.

Los dos primeros proyectos -el parque solar de Capricorn y el eólico de Calama- ya están en construcción, mientras que las obras para un tercero -el solar de Tamaya- se empezarán en el primer trimestre del año próximo. Los tres suponen 370 megavatios.

Engie ha establecido un convenio con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la obtención de un préstamo de un máximo de 125 millones de dólares para financiar inversiones en renovables.

Su directora general, Isabelle Kocher, afirmó que «el fin de la producción de electricidad con carbón es un proceso que crea valor, tanto económico como medioambiental, cuando está planificado de forma estratégica».