Galán cree que la transición energética supondrá inversiones «monstruosas» que generarán millones de empleos

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha defendido que la transición energética para la electrificación del transporte y los sistemas de calentamiento y enfriamiento a través de las energías renovables implicará inversiones «monstruosas» que generarán millones de empleos de calidad.

Para Galán, que en una entrevista en la emisora Onda Cero ha afirmado que el cambio climático no tiene por qué ser un problema sino una «oportunidad», la Cumbre del Clima (COP25) celebrada en Madrid está afrontando sus últimas horas tras un «notable éxito organizativo».

En su opinión, la organización en tan solo cuatro semanas de la cumbre chilena en la capital española ha supuesto «una auténtica revolución», al mismo tiempo que ha logrado la unidad de todos los partidos políticos y ha ayudado a la imagen del país.

El presidente de Iberdrola cree que esta cumbre ha dejado un buen trabajo hecho de cara a la próxima edición del año que viene en Glasgow, donde considera que habrá dejar claro lo que va a aportar cada uno, sobre todo después de que la cumbre de París acabase con el negacionismo.

Objetivos de la compañía

En concreto, Sánchez Galán ha defendido que la empresa que preside ya comenzó la transición energética hace 20 años, en un periodo en el que ha invertido 100.000 millones de euros en este ámbito, tras haber cerrado todas sus centrales de carbón.

Asimismo, ha destacado que sus emisiones en muchos países europeos son cero, ya que dependen únicamente de renovables, y que en España, con una media de 80 gramos por kilovatio hora, la empresa contamina menos que sus pares españoles y europeos, con el objetivo de reducirlas a la mitad en 2030.

Sánchez Galán también ha puesto en valor la «transformación de personal» que está acarreando la compañía para adaptar la habilidades de los trabajadores a las nuevas tecnologías, así como de industrias como la de los astilleros que están construyendo plataformas marítimas eólicas o la del acero, gracias a pedidos realizados por Iberdrola.

Por último, se ha referido también al compromiso de la compañía por la ‘España vaciada’, al insistir en que Iberdrola está construyendo sus instalaciones en zonas despobladas, donde defiende que está creando miles de puestos de trabajo.