Ikea reduce en un 28% su consumo energético desde 2010 y convierte en renovable el 88% de la energía que emplea

Ikea ha consumido en 2019 un total de 70.915 megavatios por hora, reduciendo su consumo energético en España en un 28 por ciento desde 2010 y logrando que el 88% de la energía que emplea sea de carácter renovable, dos medidas que se ajustan al propósito global de reducir el consumo energético en un 40% para 2030.

En este sentido, la compañía ha desarrollado distintas medidas para alcanzar este objetivo, entre las que se encuentra el cambio de la iluminación convencional por tecnología LED, el ajuste de horarios y la configuración de los sistemas de climatización, sustituir los equipos energéticos por modelos «más eficientes», aislar determinadas zonas de sus establecimientos e instalar puertas rápidas y giratorias, según ha informado.

Asimismo, ha anunciado que, a partir de 2020, instalará puntos de carga para vehículos eléctricos en todas sus unidades, que se sumarán a los 52 ya activos actualmente con el objetivo de ofrecer «una carga fiable y gratuita» a sus clientes y colaboradores y ha incluido 56 vehículos eléctricos a su flota encargada de la medición y el montaje de cocinas y baños.

Con este conjunto de acciones, Ikea pretende «fomentar el cambio a una economía circular», por lo que ha reempaquetado 363.287 productos recuperados y los ha devuelto al canal de venta, al tiempo que ha vendido 2.132.630 millones de productos a través del ‘Desván de las Oportunidades’, mercancía que por haber estado expuesta o estar dañada no se puede ofrecer por los canales habituales.

Además, la compañía ha creado la iniciativa ‘Salvemos los muebles’, una plataforma a través de la cual ha facilitado 50.930 pedidos de tornillería para «alargar la vida de los productos vendidos en tiendas físicas».

En materia de reciclaje y alimentación, Ikea ha reciclado el 80,2 por ciento de las 21.812 toneladas de residuos que generó en 2019 y ha impulsado el proyecto ‘Food is Precious’ para reducir en un 50 por ciento el desperdicio de alimentos en sus cocinas a nivel global en agosto de 2020, un programa que actualmente se lleva a cabo en 14 tiendas de Ikea.