La CNMC aprueba los nuevos formatos para facilitar los cambios de luz y gas

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado los nuevos formatos de los ficheros de intercambio de información entre distribuidores y comercializadores de luz y gas.

La nueva disposición agilizará los trámites para gestionar los cambios de comercializador, unos 4 millones al año; las altas de nuevos puntos de suministro (1 millón), las bajas (medio millón) o la gestión de las reclamaciones (1,5 millones).

La resolución fue publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado sábado.

Según Competencia, los nuevos ficheros «protegen» los derechos del consumidor, en cuanto al desistimiento y la garantía de suministro, y «facilitan el funcionamiento» del mercado minorista, al permitir consultar la información de contratación en tiempo real.

De esta manera se modifica la resolución del 20 de diciembre de 2016 sobre esta misma materia.

La propuesta aprobada pone en marcha, además, protocolos de intercambio de información entre distintos agentes involucrados en autoconsumo de energía eléctrica, como comercializadores, distribuidores y comunidades autónomas, e incorpora la nueva normativa de autoconsumo.

La versión 2.0 de formatos eléctricos se aplicará desde el primer lunes no festivo ni primero de mes que corresponda, después de transcurridos siete meses desde el día siguiente al de su publicación en el BOE, excepto un formato D1 (transcurrido un mes desde el día siguiente al de su publicación en el BOE).

En lo que concierne al gas, se aplicará en dos fases después de transcurridos seis y doce meses desde el día siguiente al de su publicación en el BOE.

Previamente a dicha aplicación, se abrirá un periodo de pruebas de dos meses, de carácter voluntario para los agentes comercializadores, que será obligatorio para los distribuidores.