Aelec pide a Ribera que las políticas energéticas sigan proporcionando las señales económicas necesarias

La Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (aelec), integrada por Iberdrola, Endesa, Naturgy, Viesgo y EDP, ha pedido a la vicepresidenta para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, que las políticas que impulse el nuevo Gobierno permitan avanzar en la estrategia desarrollada hasta ahora y sigan dirigidas «a proporcionar las señales económicas y normativas necesarias» para avanzar en la descarbonización de la economía en todos los sectores, «principalmente en la electrificación del transporte, la industria y la edificación».

En un comunicado, la patronal de ‘las grandes eléctricas’ ha mostrado su confianza en que el nuevo Gobierno siga considerando la electrificación como «decisiva en los planes para alcanzar los objetivos de la transición energética».

Asimismo, ha señalado que el nuevo Gobierno tendrá que afrontar «un importante reto legislativo en 2020», ya que está pendiente la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que enunciará y desarrollará los principios básicos del proceso de descarbonización; y además, en los próximos doce meses entrará la aplicación del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y deberá desarrollar la Estrategia de Transición Justa.

Por ello, aelec ha estimado que el reto de la transición energética requiere del trabajo de «todos los agentes implicados» y ha ofrecido su colaboración al Ministerio y a la nueva vicepresidenta para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París y «convertir a España en un referente de sostenibilidad».

La asociación también ha valorado «positivamente» la apuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de elevar a primera línea de su Ejecutivo «la transformación a la que se enfrenta el país y poner de relevancia, de esta forma, la necesidad como sociedad de actuaciones inmediatas para lograr alcanzar los objetivos propuestos en el Acuerdo de París, un compromiso que ya demostró hace unos meses al proponer la organización de la COP25 en nuestro país».

La electrificación «es decisiva»

En este sentido, ha recordado que la electrificación «es decisiva» en este proceso de transición energética y confía en que siga siendo considerada «como un vector energético capaz de integrar, con ayuda de las redes eléctricas, la masiva generación de energía prevista en la próxima década, a partir de tecnologías que no emiten gases de efecto invernadero, como las renovables».

Así, ha subrayado que descarbonizar la economía supone «cambiar sustancialmente la manera en que producimos y consumimos energía en la actualidad y avanzar hacia un modelo mucho más electrificado» y, para ello, ha destacado que el sistema eléctrico atraviesa «una transformación sin precedentes que está cambiando la cadena de valor del sector energético, desde su generación, hasta su transporte, distribución y consumo».

En este proceso, ha considerado que las redes son el sistema circulatorio del nuevo modelo energético y la plataforma necesaria para la transición hacia una economía descarbonizada, que favorezca la integración de más renovables, así como la movilidad sostenible y el consumo descentralizado, mediante el uso de redes inteligentes.