Escocia alcanzará el 100% de energías renovables a tiempo para albergar la cumbre climática de 2020

Escocia se perfila como un anfitrión ejemplar para la conferencia climática de la ONU de este año, con datos que muestran que es probable que cumpla con su objetivo nacional de electricidad 100% renovable a tiempo para la crucial reunión de noviembre.

Escocia, cuya ciudad sureña de Glasgow fue nombrada en septiembre pasado como sede de la 26ª Conferencia de las Partes (COP26), tiene el objetivo de obtener el equivalente al 100% de su demanda de electricidad a partir de fuentes de energía renovables para fines de este año.

Y está poniendo toda la carne en el asador para logralo. Después de haber cerrado su última central de carbón en 2016 , la única fuente de combustible fósil que queda en el país del Reino Unido es una central de gas en Peterhead, Aberdeenshire.

Mientras tanto, Escocia ha progresado mucho en energías renovables, y particularmente en energía eólica. En el frente tecnológico, el país instaló el primer parque eólico marino flotante del mundo, el proyecto Hywind de 30MW, al que agregó en junio pasado un sistema de almacenamiento de batería en tierra de 1MW.

Y en términos de producción, estableció un nuevo récord nacional en noviembre del año pasado, con una producción que superó la demanda en 20 de los 30 días y durante todo el mes cubriendo el 109% de la demanda eléctrica.

La mayor fuente de energías renovables de Escocia -el parque eólico marino de Beatrice- puede generar suficiente energía para cubrir las necesidades de 450.000 hogares. Y el parque eólico Seagreen, que se está construyendo en Angus, será el más grande y podrá alimentar un millón de hogares una vez que esté terminado.

Y si bien Escocia todavía no es oficialmente 100% renovable, según la BBC, la cifra oficial más reciente fue del 76,2%, con datos de 2018, un informe reciente de Scottish Renewables estima que alcanzará su objetivo dentro de este año gracias en gran parte a la ambiciosa y progresista política gubernamental.

Además de su objetivo del 100% de energías renovables, el gobierno escocés se ha fijado un objetivo legalmente vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto en 2045, cinco años antes que el Reino Unido.

En resumidas cuentas, un gran ejemplo para la COP26, que se anuncia como una de las conferencias internacionales sobre el clima más importantes desde la de París en 2015., entre otras cosas, porque 2020 es el año en que todos los países deben enviar sus nuevos objetivos climáticos a largo plazo.

También se espera que la reunión ponga fin a los cabos sueltos de la COP25, en particular para establecer las reglas para un mercado de carbono entre países y poner en marcha el Acuerdo de París 2015 como el impulsor clave de la acción climática internacional.