La CNMC aprueba la circular que fija las normas de balance de gas natural

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado la circular por la que se establecen las normas de balance de gas natural, la undécima en el ámbito de las competencias que le fueron otorgadas al regulador a principios del año pasado para establecer un nuevo marco regulatorio para el sector eléctrico y gasista.

Esta nueva normativa obligará a cada comercializador a mantener un balance o equilibrio entre el gas que introduce en el sistema y el que detrae para venderlo.

Asimismo, la circular regula los desequilibrios que se producen, llamados desbalances, en la red de transporte, en las plantas de regasificación de GNL y en los almacenamientos subterráneos básicos de gas natural.

En particular, se regulan los mecanismos de cálculo de balance operativo de estas instalaciones; el cálculo del balance de gas de los usuarios, incluidos los procedimientos de cálculo de desbalances y sus recargos; los requisitos de garantías por desbalances; y las obligaciones de información sobre el balance.

Para conseguirlo, en la circular, que recibe luz verde tras superar el proceso de audiencia pública y su remisión al Consejo de Estado, la CNMC señala que se define «un modelo sencillo de aplicar, objetivo, transparente y homogéneo para todas las instalaciones del sistema».

De esta manera, se trata de incentivar a los usuarios para que asuman la responsabilidad de gestionar sus balances y para ello se ponen a su disposición las herramientas necesarias, a la vez que se establecen medidas dirigidas a garantizar el correcto funcionamiento de las instalaciones.

En un comunicado, el organismo presidido por José María Marín Quemada valora que estos cambios redundarán «positivamente en la mejor operación de las infraestructuras, promoverán una gestión más eficiente y más segura del sistema gasista y contribuirán a su mejor uso».

Además, destaca que, paralelamente, incrementarán la liquidez y el nivel de competencia en el mercado gasista en beneficio de todos los consumidores de gas natural.

Se ajusta al modelo definido por el código de balance europeo

Asimismo, la circular se ajusta al modelo definido por el código de balance europeo, desarrollando un modelo similar al de la red de transporte para las plantas de regasificación y los almacenamientos subterráneos.

De esta manera, cada día de gas, se calculará un balance para los usuarios de la red de transporte; un balance para los usuarios de las plantas de GNL en el conjunto de las mismas; y un balance para los usuarios de los almacenamientos subterráneos en el conjunto de éstos.

La CNMC señala que esto supone que cada usuario comenzará cada jornada de gas desde una posición de equilibrio en las áreas de balance y dispondrá de herramientas necesarias para mantenerla al final del día.

Cubrir posibles impagos de sus desbalances

En el caso de que no consiguiera mantener dicha posición será penalizado económicamente en cada área de balance, y, además, se regularizará físicamente su desbalance con el fin de asegurar el correcto funcionamiento de las instalaciones.

Por dicho motivo, los usuarios deberán constituir y actualizar garantías de acuerdo con el nivel de riesgo que asumen con el objetivo de cubrir posibles impagos de sus desbalances. Con ello se reduce el riesgo de fraude y se contribuye a la sostenibilidad y estabilidad económica del sistema gasista.