La minería australiana podría seguir los pasos de la de EEUU y Europa por la mayor caída del precio del carbón en más de una década

Los exportadores de carbón australianos han experimentado la mayor caída anual en los precios del carbón térmico en más de una década durante 2019, lo que genera dudas en las proyecciones de la industria de que la demanda continuará creciendo.

El precio spot del carbón térmico, que se quema para generar electricidad, fue de 66,20 dólares (US) la semana pasada, una caída de más de un tercio de los 100,73 dólares del año anterior.

Según el último informe trimestral de recursos y energía del gobierno de Australia, se espera que reduzca los ingresos de exportación de la industria desde el récord de 2018 de los 19.000 millones de dólares (US) a los 14.317 millones de 2019 y 13.067 millones para este nuevo año 2020.

La caída en el precio se produjo cuando China aumentó su dependencia de las reservas nacionales de carbón y endureció su uso de carbón importado, particularmente de Australia.

La Agencia Internacional de Energía reconoció recientemente que el uso global de carbón térmico disminuyó en 2019 después de aumentar en 2017 y 2018, pero pronosticó un ligero aumento en los próximos cinco años a medida que la creciente demanda de India compense un cambio a la baja en Europa y EEUU.

Un análisis más detallado de las tendencias de 2019 realizado por varios grupos de expertos descubrió que la electricidad a carbón se encaminaba a una caída del 3%, la mayor caída registrada después de más de cuatro décadas de crecimiento casi ininterrumpido en el que la energía a carbón ha sido uno de los principales causantes de la crisis climática.

La menor demanda tiene que ver por una reducción importante en Europa en los últimos años, donde la demanda de energía a carbón ha caído un 23%, y en Estados Unidos, donde ha caído un 14% en los primeros nueve meses del año 2019 a pesar del voto de Donald Trump de que resucitaría la industria local.

En los principales mercados asiáticos, donde Australia vende su carbón, el análisis encontró que la generación en China aumentó un 0,5%, pero se redujo en la India debido a un aumento mucho menor en la demanda de electricidad que en los últimos años y un gran monzón que impulsa la energía hidroeléctrica.

Para los exportadores de carbón australianos, el cambio más grande ha sido que China ha impuesto lo que efectivamente equivalía a una prohibición no anunciada de tomar su producto mientras que impulsaba la industria nacional al enfrentar una guerra comercial con Estados Unidos. Varios puertos chinos restringieron o retrasaron las importaciones de carbón de Australia.

Tim Buckley, del Instituto de Análisis Económico y Financiero de la Energía, ha dicho que China había restringido el suministro de Australia al tiempo que lo aumentaba de algunos productores, como Mongolia.

Más allá del mayor énfasis de China en la producción nacional, Buckley ha señalado que la caída en el uso del carbón fue impulsada por el aumento de la energía renovable cada vez más barata y el gas natural licuado, un combustible fósil con aproximadamente la mitad de las emisiones de carbón cuando se quema, pero posiblemente más, según algunos investigación, cuando se extrae.

También que la caída en el precio del carbón térmico no necesariamente continuaría en 2020, pero las tendencias actuales sugieren que la industria australiana no puede confiar en que la demanda del sur y sureste de Asia continúen creciendo.

La evaluación de Buckley está en desacuerdo con la de la Agencia Internacional de Energía (AIE), que sugirió que las exportaciones de carbón térmico de Australia aumentarían un 1,6% anual hasta 2024 a medida que aumentara la demanda de India y el sudeste asiático. El informe de la AIE, publicado a principios de este mes, agradeció a los expertos de las compañías de carbón y al Consejo de Minerales de Australia su aporte en su análisis.

Matthew Canavan, el ministro de Recursos de Australia, explicó que su país necesita mantenerse al día con el crecimiento esperado de la demanda de los países asiáticos en desarrollo. Por eso, apoyaba la apertura no solo de la mina Carmichael que está desarrollando el multimillonario indio Gautam Adani, sino también de otras minas de carbón en la cuenca Galilee de Queensland.

Un análisis previo realizado por la consultora energética Wood Mackenzie descubrió que cualquier nueva mina en la cuenca de Galilea competiría con las minas existentes en el estado y Nueva Gales del Sur.

Buckley dijo que la AIE había subestimado repetidamente el ritmo de crecimiento de las energías renovables, y que era probable que Asia siguiera un patrón similar al de Europa y Estados Unidos. Dio el ejemplo de Vietnam, que había aumentado su instalación de energía solar diez veces este año, aunque fuera de una base baja.

«El consumo de carbón se ha reducido porque es la fuente de electricidad con el coste marginal más alto en la mayoría de los mercados», ha dicho, “la energía renovable ahora está disponible a escala y a precios más bajos. Ese será cada vez más el caso «, y ha recordado que el informe trimestral del gobierno australiano señalaba que el colapso en el precio del carbón térmico había creado problemas importantes a la minería estadounidense, lo que ha llevado a siete empresas del país americano a declararse en bancarrota en los últimos cuatro meses.

Por último, ha advertido que aunque los productores australianos habían tenido mejores resultados debido a su carbón de mayor calidad y la moneda más débil, también se verán afectados por las condiciones del mercado. Los analistas dicen que la caída ha amenazado la viabilidad de miles de millones de dólares en proyectos de carbón.