Los trabajadores se concentran en la térmica de Meirama, en A Coruña, para pedir «alternativas de futuro»

Trabajadores de la central térmica de Meirama, en Cerceda (A Coruña), se han concentrado este viernes ante la factoría, convocados por CIG-Industria, para exigir al Gobierno central y a la Xunta de Galicia “alternativas de futuro” para los empleados ante el anuncio del cierre.

En declaraciones a los medios de comunicación, el secretario general de la CIG, Paulo Carril, ha exigido al Ejecutivo estatal que apruebe “de inmediato” las medidas “necesarias” para que las centrales de Cerceda y As Pontes, así como el conjunto de la Comunidad, se incluyan en los convenios de transición justa del mismo modo que Aragón, Asturias o Castilla y León.

“Entendemos que el Gobierno no tiene excusa para no llevar esto adelante teniendo en cuenta que ya hay un Gobierno en plenas funciones y un acuerdo de investidura en que el BNG trasladó muchas de las demandas que la CIG tiene en este asunto”, ha detallado el secretario general del sindicato.

También, ha demandado “que el Plan de Acción Urgente 2019-2023 para comarcas afectadas por el cierre de las centrales se aplique y se dote presupuestariamente” para dar una respuesta al “progresivo desmantelamiento por la paralización y anuncio de parada de estas dos centrales térmicas”, así como por “el goteo de despidos” que se produce.

“El Gobierno del Estado tiene plenitud de funciones y tiene alternativas y propuestas sobre cómo llevarlo adelante y es lo que exigimos”, ha sostenido.

Por otra parte, Paulo Carril ha criticado a la Xunta por solicitar “nuevas pujas de renovables” e impulsar “la concesión de más parques eólicos a favor de Naturgy”, cuando esta compañía “no ha presentado ningún proyecto industrial para dar alternativa de futuro a los trabajadores de la empresa principal y de las auxiliares”.

En esta línea, ha condenado que el Gobierno gallego no ha abordado “la problemática de la destrucción de empleo que esto está significando en la comarca de Cerceda”.