Roldán (AEB) alerta de que la banca no puede combatir el cambio climático si la demanda no se adapta

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha advertido de que los esfuerzos de la banca para luchar contra el cambio climático serán en vano si no se adapta la demanda de crédito, por lo que ha pedido que esta se reoriente e incentive, eliminando obstáculos e incertidumbres y poniendo las bases legales de la transformación.

Así lo ha manifestado el presidente de la patronal bancaria durante su intervención en la presentación del Centro de Finanzas Responsables y Sostenibles (Finresp), promovido por AEB, CECA, Inverco, Unacc y Unespa e integrado en el International Network of Financial Centres for Sustainability (FC4S), que impulsa el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Roldán ha asegurado que el sector financiero está preparado para actuar y es «perfectamente consciente» del papel que debe jugar en la lucha contra el cambio climático, pero ha reprochado que hay «demasiada unilateralidad» en las exigencias que se le hace, cuando el negocio bancario «está dirigido por la demanda» y es «el reflejo de las decisiones que han tomado las familias y empresas en las últimas décadas».

«Se echa en cara que los bancos no financien la lucha contra el cambio climático. Estas críticas ignoran algo tan elemental como que los bancos no determinan cómo se financia la economía: simplemente atienden y evalúan las peticiones de crédito de sus clientes. Por tanto, no deciden el destino de sus préstamos, pues esa decisión la toman sus clientes», ha explicado Roldán.

Por todo ello, el presidente de la patronal bancaria ha advertido de que, por mucho que la oferta de crédito esté preparada para afrontar los desafíos del cambio climático, «si la demanda no se adapta a esas necesidades nuevas no servirá de nada».

«Entre todos, tendremos que reorientar e incentivar la demanda de crédito hacia esos cambios que nos proponen hacer y, cuando eso ocurra, las entidades financieras españolas estarán ahí para atender adecuadamente esa demanda», ha asegurado.

Pide al gobierno que elimine incertidumbres

Roldán ha insistido en la colaboración público-privada y en la necesidad de «pasar a la acción de forma ordenada y sin tardanza», sin añadir «incertidumbre artificial» a la «incertidumbre estructural» del cambio climático, una vez que la fase de toma de conciencia del proceso «se puede dar por concluida».

«Es de vital importancia que las autoridades comiencen a poner orden en todo este proyecto de transformación donde la iniciativa privada está siendo muy activa a fin de reducir, en la medida de lo posible, la incertidumbre inherente a este proceso o lograr que las actuaciones de los gobierno no aumenten, al menos, la confusión», ha advertido Roldán, quien sostiene que las autoridades deben «poner las bases legales de la transformación».

En esta línea, considera «sorprendente» que, pese a la relevancia en la agenda política de la lucha contra el cambio climático, todavía no exista una definición clara y unívoca en el ámbito internacional de a qué llamar verde, por lo que ha reclamado un lenguaje común, unos indicadores y una metodología de trabajo homologada que ofrezca previsibilidad tanto a emisores y captadores de financiación como a inversores.

«Sería interesante poder contar pronto, también, con una fiscalidad verde para aprovechar todo el potencial del fondo europeo destinado a la transición ecológica, de un importe cercano a los 100.000 millones de euros. La participación en este fondo requerirá, asimismo, estrechar la cooperación público-privada en nuestro país», ha insistido el presidente de la AEB.

Creación de Finresp

Roldán ha valorado que la creación de Finresp ha reunido por primera vez a todo el sistema español en la búsqueda de un objetivo común: «impulsar en España la transición hacia una economía más justa, sostenible y respetuosa con el medio ambiente».

Según ha señalado, Finresp será un foro en el que las partes interesadas podrán debatir y encontrar soluciones financieras y de inversión novedosas para las empresas, así como una plataforma para aprender de experiencias desarrolladas en otros países, difundir las mejores prácticas y poner en marcha iniciativas conjuntas a través de colaboraciones con los centros más relevantes de Europa.

«Finresp se ofrece a colaborar activamente con las autoridades en la elaboración y puesta en práctica de un marco normativo eficaz que permita progresar en la lucha contra el cambio climático», ha asegurado Roldán, quien ha aprovechado para saludar el Plan Nacional e Acción de Finanzas Sostenibles recientemente anunciado por el nuevo Gobierno y ha ofrecido su «plena y leal» colaboración.