El Exjefe de seguridad de Iberdrola no seguirá declarando sobre los trabajos de Villarejo para la eléctrica

El ex responsable de seguridad de Iberdrola Antonio Asenjo se acogerá este miércoles a su derecho a no declarar ante las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción y del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón, después de que su defensa pidiera el levantamiento del secreto de la pieza 17 del ‘caso Tándem’.

Asenjo romperá así con la tónica de colaboración que había mantenido en las dos anteriores citaciones del juzgado, cuando a pesar del secreto de la pieza sí que respondió a las preguntas que se le formularon en relación a los contratos que la eléctrica habría suscrito con las empresas del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo.

En el escrito, que se presenta este mismo lunes en la Audiencia Nacional y al que ha tenido acceso Europa Press, queda patente el cambio de estrategia: «Pasará a no responder a más preguntas (*) siempre que éstas tuvieren relación con audios o grabaciones, de cuyo origen no se nos informe debidamente, y cuya fiabilidad o legalidad no hubiere sido previamente contrastada mediante el necesario sometimiento a la pericial oportuna».

La decisión viene acompañada de la advertencia de que la primera parte de la declaración, que se produjo entre el 3 y el 4 de febrero «adolece de un vicio insubsanable de nulidad radical y absoluta» debido a que a Asenjo, que declaró en calidad de investigado, no se le informó previamente de sus derechos.

«Para este letrado, fue toda una sorpresa descubrir que la práctica judicial de ese órgano pasaba actualmente por inatender el derecho más básico de todo investigado: la información de todos los derechos de los que es titular según compareciere por primera vez ante un órgano jurisdiccional», señala el escrito.

Por otro lado, desde la defensa señalan que dan por retirada la oferta de sentencia en conformidad que plantearon en su día ante la Fiscalía Anticorrupción y que Asenjo, ante el impacto que le produjo tener que declarar ante el juez ahora «no es capaz de tener una imagen nítida de la primera hora de su declaración». «Por más que se ha esforzado estos días atrás, tiene una hora de su vida en blanco», lamentan.

Añade a esto que desde el punto de vista de la defensa, las pruebas audiovisuales que dieron origen a la pieza separada que estudia la contratación de Villarejo por parte de directivos de Iberdrola deben ser considerados nulos dado que carecen de cualquier certificado digital y han sido editados.

Asenjo, está imputado por presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos a instancias de Fiscalía Anticorrupción. Los trabajos del comisario retirado para Iberdrola irían desde presuntas labores de espionaje a intentos de desacreditar tanto a grupos ecologistas como a otras empresas.

Un total de 17 trabajos

El juzgado abrió la pieza separada el pasado mes de octubre, a la luz tanto de la documentación intervenida al propio Villarejo tras su detención en 2017 como del material sobre su relación con Iberdrola que venían difundiendo ‘moncloa.com’ y ‘El Confidencial’.

Por su parte, Iberdrola anunció el pasado mes de octubre que abriría una investigación exhaustiva en forma de informe ‘forensic’ para aclarar hasta dónde llegaron las relaciones con Cenyt, la mercantil vinculada a Villarejo mediante la que se habrían ejecutado y facturado los contratos.

El informe fue encomendado a PwC y se suma a las indagaciones internas ya acometidas en noviembre de 2018 y el pasado mes de julio a raíz de la difusión de informaciones que vinculaban a la compañía con la empresa del comisario.

En ambas se determinó que se habían encargado 17 servicios de tipo ordinario y propios de la Dirección de Seguridad Corporativa entre los años 2004 y 2017 y que tanto en el proceso de contratación como en la posterior facturación se habían seguido todos los controles internos de Iberdrola, según informó en su momento la propia compañía.