La AOP pide que las emisiones cero para vehículos en 2050 sean «netas»

La Asociación de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) ha señalado que aportarán ideas para que en el anteproyecto de Ley de Cambio Climático, que contempla alcanzar un parque de vehículos ligeros sin emisiones directas de CO2 en 2050, figure que esas cero emisiones sean netas.

Su presidente, Luis Aires, que ha participado en el Encuentro Energético anual que organiza la escuela de negocios IESE, junto a la consultora Deloitte, ha explicado que puede haber combustibles que, si se consiguen desarrollar, sus emisiones netas sean cero.

El también presidente de la petrolera BP en España ha indicado que las aportaciones que quiere hacer AOP al anteproyecto irán en la línea de «profundizar en la idea de la neutralidad tecnológica» en las soluciones de movilidad para luchar contra el cambio climático.

El borrador del anteproyecto indica que todas las administraciones deben adoptar medidas para alcanzar en 2050 un parque de turismos y de vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2.

Además, establece que se adoptarán medidas para que los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluyendo los vehículos matriculados históricos y los no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones, sean no más tarde de 2040 vehículos de emisiones de 0 gramos de CO2 por kilómetro.

Por otra parte, ha señalado que el consenso sobre que hay que actuar contra el cambio climático y que en 2050 hay que llegar a la neutralidad general en emisiones de CO2 existe, pero hay que definir cómo.

Aires ha pedido certidumbre a los gobiernos no sólo en la regulación, sino también en las declaraciones, pues éstas afectan también a los hábitos de consumo de los ciudadanos y, finalmente, a las empresas.

Ha recordado que tanto BP como la AOP se han marcado como objetivo alcanzar la neutralidad en emisiones de CO2 en 2050 y ha recordado que la asociación ha propuesto para ello un total de veinte medidas, entre las que ha destacado la de establecer un coste sobre el CO2, pues sería la que más favorecería la transición energética.

Respecto al peso que tienen los nuevos negocios en las inversiones del grupo petrolero británico BP, ha señalado que actualmente sólo suponen un 5 %, frente a un 90 % del negocio tradicional, aunque, con la estrategia que ha puesto en marcha para alcanzar las emisiones netas cero en 2050, el porcentaje de estos últimos irá decreciendo.