La energía fotovoltaica, la herramienta perfecta para impulsar el vehículo eléctrico

Cada vez son más las personas concienciadas con el cuidado del medio ambiente y, es éste, uno de los motivos principales a la hora de decidirse por la compra de un coche eléctrico. Así pues, son ya muchos los usuarios de este tipo de movilidad los que se preocupan por el tipo de carga que necesitan sus vehículos. Como, por ejemplo, aquellos en los que la carga de la batería se realiza gracias a la energía fotovoltaica.

Según una encuesta realizada recientemente por Solarwatt, fabricante de sistemas fotovoltaicos integrados, la combinación de sistemas de autoconsumo y movilidad juega un papel importante para los clientes de la empresa alemana con sede en Dresde. En el estudio se deduce que dos de cada tres usuarios del sistema fotovoltaico de Solarwatt están interesados en las estaciones de carga de vehículos eléctricos o planean la compra de uno de estos coches. Un hecho que posiciona a la empresa alemana a la vanguardia del sector. 

Detlef Neuhaus, CEO de Solarwatt, ha afirmado que “los usuarios de sistemas fotovoltaicos ya son conscientes de la posibilidad de combinar los mundos de la energía y del transporte. Los vehículos eléctricos cargados gracias a la energía procedente del sol no sólo llevan a cabo una movilidad más respetuosa con el medio ambiente, sino que también ejercen una tensión menor en la red eléctrica. De igual forma, los costes generados por la recarga de los vehículos eléctricos también son menores por lo que convierte a este modelo de transporte en una alternativa atractiva desde el punto de vista financiero. Y es que, el económico es, a su vez, uno de los principales argumentos en el debate sobre el coste del sector de la movilidad eléctrica”.

La energía fotovoltaica, en particular, desempeñará un papel importante para la movilidad eléctrica, ya que los sistemas fotovoltaicos generarán en el futuro y cada vez con más frecuencia la electricidad necesaria para alimentar los coches eléctricos. En un estudio reciente, el Instituto Fraunhofer ISE describe la energía fotovoltaica como un «cambio de juego para el sistema energético global», con especial relevancia en el sector del transporte.

La, cada vez más, conciencia medioambiental, que conduce también a nuevos sistemas de tráfico, y el cambio hacia la movilidad sostenible y eléctrica fueron algunos de los temas principales cuando los presidentes de las compañías automovilísticas alemanas y los representantes sindicales se reunieron con la presidenta de Alemania, Angela Merkel, y su equipo de gobierno en la Oficina del Canciller el pasado mes de junio.

La industria del automóvil, por ejemplo, ya ha exigido un marco político claro para apoyar el cambio tecnológico e incentivos adicionales para comprar coches eléctricos. De esta forma podrá, poco a poco, integrarse dentro de una sociedad más respetuosa con el entorno y más eficiente.