Los felices años 20: ¿será ésta la década del hidrógeno verde?

La presión sobre la industria energética para frenar las emisiones de carbono y al mismo tiempo satisfacer la creciente demanda mundial ha llamado la atención sobre las alternativas a los combustibles fósiles.

De esas alternativas, la energía renovable ya está progresando constantemente en la capacidad de generación de electricidad, mientras que otra fuente de energía, el hidrógeno, también está ganando impulso y se promociona como un combustible clave en la transición energética.

El hidrógeno tiene el potencial de convertirse en una fuente clave de combustible limpio en el futuro que podría ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero; esta podría ser la solución perfecta para suministrar cantidades crecientes de combustible y energía bajos en carbono.

Pero no todo el hidrógeno se crea igual. Existe el llamado hidrógeno «gris» hecho de carbón y gas natural, y este es casi todo el hidrógeno que se produce actualmente en el mundo. La producción de hidrógeno a partir de gas natural emite CO2 cada año, equivalente a las emisiones de CO2 del Reino Unido e Indonesia juntas.

Luego está el hidrógeno «azul», producido a partir del gas natural con captura y almacenamiento de carbono (CCS). BP dice que el hidrógeno azul es actualmente la fuente de hidrógeno bajo en carbono de más bajo costo.

Y finalmente, está el hidrógeno de emisión cero, el llamado hidrógeno «verde», producido utilizando energía renovable mediante la electrólisis del agua.

Este es el hidrógeno del futuro y su desarrollo está programado para una absorción masiva en la próxima década, gracias a ambiciosos objetivos y acciones climáticas en las principales economías y al continuo descenso de los costos de las energías renovables, dicen los defensores del hidrógeno verde.

Sin embargo, serán necesarias grandes inversiones y un apoyo político sin precedentes para ampliar la producción de hidrógeno verde y hacerla rentable.

Según el Consejo de Hidrógeno, la ampliación continua de la producción y distribución de hidrógeno podría conducir a una disminución del 50% de sus costes para 2030 para muchas aplicaciones de hidrógeno, haciendo que el hidrógeno verde sea competitivo con otras alternativas bajas en carbono y, en algunos casos, incluso opciones convencionales. Pero se necesitarán 70.000 millones de dólares de inversión para que el hidrógeno sea competitivo en costos, dice el consejo.

«Hacer realidad esta ambiciosa visión del papel del hidrógeno en el futuro de la energía está lejos de ser automático y requiere una inversión superior a los compromisos actuales», dijo el Consejo del Hidrógeno en su informe Camino a la competitividad del hidrógeno el mes pasado.

Solo en la producción de hidrógeno, lograr un hidrógeno verde competitivo en costos a partir de la electrólisis requiere el despliegue de 70 GW agregados de capacidad de electrolizadores, con una brecha de financiación acumulada implícita con una producción de hidrógeno «gris» de 20.000 millones. En transporte y en calefacción para edificios e industria, las inversiones necesarias serían de 30.000 y 17.000 millones, respectivamente, señala el informe.

Se espera que el costo del hidrógeno disminuya drásticamente en poco tiempo, y corresponde a los responsables políticos e inversores comenzar esta transición ahora, escribieron los copresidentes del Consejo del Hidrógeno, Benoît Potier, y Euisun Chung el mes pasado.

Si bien la inversión de 70.000 millones para hacer que el hidrógeno sea competitivo parece enorme, es solo una fracción del gasto mundial anual en energía, lo que representa menos del 5%, dicen Potier y Chung.

Un análisis reciente realizado por Wood Makenzie mostró que los costos de hidrógeno verde podrían alcanzar la paridad para 2030 en Australia, Alemania y Japón con base a un coste de 30 $ / MWh para las energías renovables. A nivel mundial, WoodMac ha estimado que más de 3.500 millones en proyectos se ponmdrán en marcha hasta 2025.

El hidrógeno verde es un portador de energía limpia y puede descarbonizar» sectores difíciles como el acero, cemento, productos químicos, calefacción y camiones pesados. También puede abordar la intermitencia de las energías renovables al desviar el exceso de suministro durante el día para producir hidrógeno que puede almacenarse para su uso en la noche cuando la demanda es alta”, dice Prakash Sharma, director de Mercados y Transiciones en Asia Pacífico en Wood Mackenzie.

La Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) cree que el hidrógeno verde podría desempeñar un papel central en el sistema energético mundial y estima que podría representar el 8 por ciento del consumo mundial de energía para 2050. «La caída del costo de la energía renovable y la caída del costo de capital para los electrolizadores están generando grandes expectativas para el hidrógeno verde», dice IRENA.

La disminución de los costos de las energías renovables y la creciente presión para la acción climática podrían ayudar al impulso del hidrógeno verde, pero requerirá una gran inversión y apoyo político para hacer del hidrógeno verde una fuente competitiva de energía de cero emisiones.