Cs pide revisar el recorte a la cogeneración, permitir adaptar su precio y facilitar su renovación

Ciudadanos quiere que el Gobierno reelabore la orden que recorta la retribución a las industrias de cogeneración eléctrica, que reforme su regulación para poder adaptar periódicamente la retribución, y también que facilite la renovación de estas instalaciones que aprovechan el calor y su producción eléctrica y vierten parte de la energía generada a la red.

Para ello, sus diputados María Muñoz y José María Espejo-Saavedra han registrado una proposición no de ley en el Congreso en la que critican que la actualización de estas retribuciones supone un recorte aproximado de un 35%, al estimarse sobre un cálculo de precios de generación «desfasado a la vista del comportamiento de los valores futuros del ‘pool’ eléctrico».

Y es que consideran que con esta orden aprobada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico se les reconoce una retribución menor a la que tendrían derecho conforme al cálculo real de la evolución del ‘pool’, y que por ello su sostenibilidad económica «queda totalmente en entredicho».

Por ello, reclaman que la actualización se haga tomando como referencia las previsiones del precio de generación, en línea con los valores futuros vigentes en los últimos meses, y también que se pueda revisar de forma trimestral estos valores del precio del mercado eléctrico, así como los del precio de derecho de emisión de CO2.

Tal y como apuntan en su iniciativa, este valor se encuentra en una escalada «sin precedentes», que ha elevado el precio de la tonelada de dióxido de carbono (CO2) en el mercado europeo de derechos desde los 5 euros hasta los 25 euros la tonelada.

Los expertos recomendaron aumentar su peso en el sistema

Muñoz y Espejo-Saavedra defienden el «papel esencial» que juegan estas instalaciones, tanto en la industria como en el sistema eléctrico, al que aportaban, con datos de Red Eléctrica a 31 de diciembre de 2018, algo más de 5.700 megavatios (MW) instalados, y cubrieron en 2019 hasta el 11,4% de la demanda peninsular, solo detrás de la energía nuclear, la eólica y los ciclos combinados.

Asimismo, recuerdan que el propio informe de expertos de Transición Energética publicado en 2018 planteaba un escenario en el que la cogeneración debía suponer unos 8.500 MW de potencia instalada en 2030, previendo su renovación con la incorporación de tecnologías más eficientes, y señalando que estas «deberían poder participar y ser retribuidas por los servicios que presten al sector eléctrico, en pie de igualdad con otras alternativas».

Por ello, consideran que además de elevar la capacidad de cogeneración en 3.000 MW, es necesario un Plan Renove, que reclaman en colaboración con el sector industrial, en línea con «criterios de competitividad, sostenibilidad medioambiental y seguridad de suministro».

En la proposición no de ley recuerdan la situación del grupo industrial químico de Sniace, ubicado en Torrelavega (Cantabria) que en las últimas semanas ha anunciado su intención de liquidar la sociedad, e iniciado un proceso de paralización de su maquinaria.