El CSN subraya que se matiene el mismo nivel de seguridad en instalaciones nucleares

La seguridad de las instalaciones nucleares y radiactivas en España no ha disminuido a pesar de la expansión del COVID-19, según asegura el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que informó este mismo jueves de que ha ofrecido al Ministerio de Sanidad las mascarillas, batas y otro material del que dispone para tareas de desinfección de espacios.

Se trata de «unos cientos» de unidades de este material, según han precisado fuentes del regulador atómico a Europa Press, ya que el número de efectivos del personal del organismo regulador que puede utilizar este tipo de material estará en torno a unas 150 personas, las que emplean los inspectores autorizados par las intervenciones en emergencias.

Aunque se ha notificado al Gobierno, de acuerdo con las obligaciones establecidas en el Real Decreto del Estado de alarma y están puestas a su disposición, desde el Ministerio de Sanidad todavía no han solicitado y requerido este material al organismo regulador que, no obstante, está listo para su recogida por parte de estas autoridades.

Mientras, el regulador mantiene su trabajo y funciones mediante teletrabajo y reuniones semi-presenciales y las reuniones del pleno se seguirán realizando con la misma periodicidad pero lo harán por videoconferencia mientras se mantenga la situación.

En concreto, la atención siguen siendo permanente en la Sala de Emergencias, desde donde se controla y supervisa las instalaciones nucleares y radiactivas en todo el territorio nacional con el mismo nivel de exigencia en la seguridad con los estándares internacionales que antes de la pandemia y con las mismas capacidades de la Organización de Respuesta ante Emergencias (ORE) del CSN.

Las tareas se realizan manteniendo las medidas de prevención y de higiene necesarias para preservar la salud de las personas mientras están en su lugar de trabajo.

De acuerdo con el plan de seguimiento de la actividad del CSN con motivo del coronavirus, la presencia de personas en la sede del regulador es la «mínima imprescindible» para garantizar el funcionamiento de la organización.

Así, hay tres personas del servicio de vigilancia, 24 horas a turnos establecidos por el responsable de Seguridad; un oficial y un técnico de lade la Sala de Emergencias, 24 horas a turnos establecidos por el jefe del Área de Coordinación de Actividades de Emergencias. La Organización de Respuesta a Emergencias (ORE) dispone de procedimientos, en caso de activación.

También está activo un técnico de mantenimiento, 24 horas, con personal propio de del CSN y de contrata, a turnos establecidos por la jefa de Servicio de Asuntos Generales, coordinada por la jefa del Área de Coordinación y Asuntos Generales.

Del mismo modo, seguirá trabajando un técnico de la subdirección de tecnologías de la información y otro técnico de retén en su domicilio. Además, una vez por semana acudirá a la sede del CSN un responsable de la gestión del registro telemático para atender físicamente el registro. El resto del personal realizará teletrabajo.