El intercambio eléctrico con Marruecos fue deficitario en 2019 para España

El intercambio eléctrico entre la Península y Marruecos fue desfavorable para España el año pasado, ejercicio que se cerró con un déficit de 773 gigavatios (GW), un dato que rompe con el superávit registrado en los últimos años.

España importó el año pasado de Marruecos 1.208 MW a través del enlace eléctrico submarino del Estrecho de Gibraltar, mientras que exportó 435 MW, según el Avance del Informe del Sistema Eléctrico Español 2019 de Red Eléctrica de España.

Por primera vez en los últimos años, España importó en el 2019 de Marruecos más electricidad de la que le exportó, después de que las compras eléctricas al país norteafricano alcanzaran el récord de 1.208 GW.

Este saldo importador por parte de España rompe una serie histórica de superávits, que fueron de 3.389 GW en el 2018 y ascendieron hasta los 5.748 Gw en el 2017.

Sectores energéticos y conservacionistas españoles se han quejado de este aumento de las compras de electricidad a Marruecos, porque se basa en buena medida en energía generada por centrales de carbón, como la reciente planta térmica inaugurada en la localidad marroquí de Safi, que no soportan los impuestos implementados a las térmicas españolas para compensar sus emisiones de CO2.

Este gravamen energético determina que el precio de la electricidad generada en Marruecos sea sensiblemente más barato que el de las centrales españolas.

La interconexión eléctrica entre Marruecos y España cuenta con dos cables submarinos en funcionamiento, el primero inaugurado en 1997, y el segundo, en el 2006, a los que se uniría una tercera infraestructura cuya construcción ya ha sido acordada por Marruecos y España.