Greenpeace cierra 97 sucursales de Barclays en Reino Unido en protesta por sus inversiones en hidrocarburos

Un total de 97 sucursales británicas del banco Barclays no han podido abrir sus puertas este lunes debido a una protesta coordinada del grupo ecologista Greenpeace, que denuncia la financiación de esta entidad a empresas petroleras y gasistas.

Los activistas han sellado o bloqueado las puertas de entrada de los inmuebles y han emplazado a la entidad a cambiar de política y financiar las energías renovables, informa la televisión británica BBC. El banco ha informado de que está trabajando para poder reabrir estas sucursales lo antes posible.

En los ventanales de las sucursales más importantes de Belfast, Cardiff, Edimburgo, Londres y Mánchester han aparecido pegatinas y carteles con lemas como «Dejad de financiar los combustibles fósiles» e imágenes sobre los efectos del cambio climático.

«Barclays debe dejar de financiar la crisis climática y por eso hemos actuado hoy. Desde las inundaciones a los incendios forestales o el récord de temperaturas en la Antártida, el impacto de esta crisis nos mira ya cara a cara», ha afirmado uno de los activistas de Greenpeace, Morten Thaysen.

Para Thaysen, «los bancos son tan responsables de la emergencia climática como las petroleras que financian, pero llevan años escapando al escrutinio». «Hemos cerrado sucursales en todo el país para poner el foco en la actuación de Barclays (…). Es el momento de que Barclays desenchufe y deje de financiar los combustibles fósiles de una vez», ha argumentado.

Un portavoz del banco ha reconocido que «el cambio climático es uno de los principales desafíos que afronta el mundo a día de hoy». «Estamos decididos a hacer todo lo posible para apoyar la transición a una economía baja en emisiones garantizando en todo caso la demanda global de energía», ha remachado.

El portavoz del banco ha manifestado su «respeto» por el punto de vista de Greenpeace, pero ha pedido que «dejen estos comportamientos que atacan a nuestros clientes y compañeros que hacen su vida normal en todo el país».