La Fundación Redexis lanza una línea de ayudas para proteger a los consumidores más vulnerables por el COVID-19

La Fundación Redexis ha abierto, dentro de sus actividades de carácter asistencial, una línea de ayudas para el pago de las facturas de entidades vulnerables que habitualmente presten una labor social clave en el contexto de la crisis sanitaria actual.

La tipología de clientes que podrán solicitar estas ayudas corresponde a entidades privadas como residencias de ancianos, parroquias, asociaciones o fundaciones, entre otras entidades, que sean clientes de gas canalizado GLP de Redexis y que con ello se contribuya a mitigar el impacto de la crisis en la actividad fundamental que habitualmente desarrollan.

Por tanto, esta iniciativa nace con el objeto de contribuir a la protección de los consumidores vulnerables y a la garantía del suministro de gas canalizado, con ayudas para el pago de las facturas emitidas durante la vigencia del estado de alarma declarado el pasado 14 de marzo.

La Fundación Redexis, que comenzó a operar a principio de 2020, es una institución sin ánimo de lucro que tiene como objetivo, con carácter general, el fomento de la innovación tecnológica y el desarrollo de obras sociales, benéficas, asistenciales, docentes o culturales. En particular, la Fundación promueve el desarrollo y el bienestar de los grupos sociales existentes en los territorios donde Redexis está presente, teniendo una especial consideración en el fomento de infraestructuras que contribuyan a un desarrollo sostenible y a una economía más limpia. Actualmente la Fundación Redexis se encuentra trabajando en los ámbitos tecnológicos, educativos, medioambientales, culturales y deportivos.

Las ayudas serán gestionadas a través de la Fundación Redexis que valorará cada uno de los casos y procederá en su caso a aprobar la ayuda solicitada, así como la forma de proceder para su efectiva percepción.

Medidas de prevención para los empleados y garantía de suministro

Ante la alerta sanitaria y el estado de alarma decretado por el gobierno, Redexis activó inmediatamente un protocolo completo de seguridad para el correcto funcionamiento de sus operaciones, asegurando el suministro de gas en todas las ciudades y municipios donde opera.

La compañía instauró también el teletrabajo no presencial en las oficinas para el 100% de su plantilla en sus 17 centros de trabajo.

En su Centro de Control, Redexis ha implantado un sistema de prevención específico para los operadores, restringiendo el acceso de personas ajenas, estableciendo turnos independientes y activando el Centro de Control de Respaldo, de manera que cuenta con dos centros independientes que tienen plena autonomía de funcionamiento.

Redexis está ejecutando todas sus actuaciones a través de un comité de crisis que coordina todas las acciones y comunicaciones externas, internas y a organismos oficiales, con el objeto de garantizar el suministro a todos los españoles y preservar la salud y el bienestar de sus empleados, como principio de actuación preponderante frente a cualquier otra prioridad.