La industria cerámica dice que hasta el miércoles no puede parar la producción de forma segura

Los fabricantes de baldosas cerámicas han avisado de que no pueden parar sus plantas de producción de manera segura «al menos hasta el próximo miércoles, 1 de abril», según aseguró la patronal del sector Ascer.

«Los tiempos dados por el Ejecutivo son claramente insuficientes. Como sector industrial y pesado, no podemos garantizar la seguridad de los trabajadores y de las máquinas si únicamente contamos con un día para detener toda la actividad», aseguró la organización empresarial en un comunicado.

«Es imperante que se aplique el sentido común y un mínimo de flexibilidad para garantizar la parada de la actividad, por lo que nuestro sector debe disponer al menos hasta medianoche del miércoles para detener su actividad con un mínimo de seguridad», añadió.

Los fabricantes cerámicos consideran además que durante la moratoria que piden se permitan las cargas y expediciones necesarias para parar las instalaciones fabriles.

En cuanto al impacto de la medida para el sector, Ascer subrayó que dado que «exporta sus productos a 185 países en el mundo y la actividad internacional todavía estaba funcionando», esta «parada forzosa» les impedirá cumplir con sus compromisos comerciales, lo que «claramente dañará la reputación internacional de la cerámica española entre sus clientes».

Medidas para garantizar la liquidez

Además, insistió en la necesidad de garantizar la liquidez de las empresas con medidas como ventajas fiscales que incluyan el aplazamiento de pagos tributarios a todos los niveles y en sectores exportadores o el adelanto del pago de las devoluciones de IVA.

«Las medidas recogidas en el Decreto de paralización de la actividad deben estar acompañadas de medidas excepcionales y urgentes que promuevan la liquidez de las empresas para hacer frente a los costes laborales sin perjuicio de una parada total de la actividad productiva y comercial y el bloqueo de la facturación», reclamó la patronal cerámica.

Acata, pero no comparte las medidas

La asociación aseguró que «acatará» las medidas decretadas por el Ejecutivo, aunque «no comparte ni fondo ni las formas» de una decisión que considera «unilateral y desproporcionada» que, en su opinión, «obliga a las empresas a soportar económicamente la gestión de la crisis y que a medio plazo conllevará pérdidas irreparables de pérdida de empleo y de actividad».

«La decisión de bloqueo total torpedea la línea de flotación de las empresas en una situación tan delicada, limita la capacidad de reacción de las mismas para poder ajustarse al momento actual y tomar decisiones responsables y de gestión que garanticen en un futuro los puestos de trabajo y la viabilidad de las empresas una vez pase esta situación», asevera la industria cementera.

Estas empresas aseguran «entender» la necesidad de tomar decisiones para salvaguardar la salud ante la expansión del coronavirus, pero también estima «igualmente necesario resguardar la economía ante el futuro que espera tras esta crisis sanitaria».