Tubos Reunidos detiene la actividad industrial en Trapaga y Amurrio y presentará un ERTE

El grupo Tubos Reunidos ha decidido paralizar la actividad industrial de sus plantas de Trapaga (Vizcaya) y de Amurrio (Álava), tras la declaración del estado de alarma y de alerta sanitaria, y presentará un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), según han informado fuentes de la empresa.

La compañía ha señalado que, tras la reunión con el comité de empresa, la dirección del grupo ha acordado detener la actividad industrial en estas dos instalaciones. Las paradas se realizarán de forma ordenada.

Según ha añadido, esta situación conllevará la puesta en marcha de un ERTE que se adecuará a la normativa que el Gobierno dictamine al efecto para la actual situación.