Endesa refuerza sus centros de control y centrales de generación en Canarias y Baleares por la COVID-19

Endesa ha puesto en marcha todas las medidas a su alcance para garantizar el suministro eléctrico desde el estado de alarma, ante la gestión de la crisis sanitaria derivada del coronavirus, ha informado la empresa.

Con este objetivo, la compañía ha desdoblado las instalaciones del centro de control de generación de Canarias de manera que la vigilancia del funcionamiento de las centrales eléctricas se realiza desde dos ubicaciones distintas que, en caso de incidencias o imprevistos, pueden operar con independencia, se asegura en un comunicado.

Mediante la activación del centro de control de respaldo, Endesa garantiza la implicación de todos sus recursos para garantizar el servicio eléctrico en el archipiélago durante la alerta sanitaria.

Además, se ha incrementado la limpieza en las instalaciones del centro de control, y se han reforzado los procedimientos de desinfección e higiene personal, como la obligatoriedad del uso de mascarillas y el mantenimiento de la distancia entre los operadores.

A su disposición se han puesto, además, toallitas y geles desinfectantes para limpiar todos los elementos de uso común, dado que se trata de puestos de trabajo que comparten varios operadores y funcionan las 24 horas todos los días del año.

Del mismo modo, las centrales eléctricas también han implementado procedimientos más estrictos para garantizar tanto la salud de sus trabajadores como el buen funcionamiento de las instalaciones.

Entre ellas se incluye el teletrabajo para los empleados que no realizan labores de campo mientras que, para los que realizan su trabajo en la central, se ha establecido el relevo en el servicio sin contacto físico y las videoconferencias como medio para realizar las reuniones diarias.

Además, se han restringido las entradas a las salas de control y se han identificado personas de apoyo para reforzar puestos clave.

Con el objetivo de estar preparados ante posibles contagios en instalaciones críticas, las centrales eléctricas de Endesa entrenan los procedimientos de actuación por medio de simulacros.

El más reciente se puso en práctica el pasado fin de semana en la central de Las Salinas, en Fuerteventura, y comenzó a primera hora de la mañana con la simulación de que un trabajador presentaba síntomas compatibles con los efectos del coronavirus.

A partir de ese momento se informaba al responsable y a la dirección de la central para que activaran el Plan de Emergencia por Covid-19, que permitió comprobar el buen funcionamiento de los protocolos de aviso, así como la coordinación entre departamentos y trabajadores implicados.

Baleares

Además, la compañía eléctrica ha desdoblado su centro de control para el conjunto de la red de Baleares en dos ubicaciones con el fin de garantizar la continuidad del servicio ante cualquier incidencia relacionada con la epidemia de coronavirus.

Según ha informado la empresa en un comunicado, además de su centro de control de generación habitual en la sede central de Sant Joan de Déu de Palma, cuenta con otro igualmente habilitado para supervisar toda la red en Marratxí. Hay personal diferenciado para cada una de estas instalaciones.

Además, las centrales de Alcúdia, Cas Tresorer, Son Reus, Mahón e Ibiza disponen de sus respectivos centros de control sobre la operación local. En el caso de Cas Tresorer y Son Reus, cuya supervisión había sido unificada, vuelver a tener controles separados.

«Los sistemas eléctricos extrapeninsulares presentan una mayor problemática a causa de la dificultad para regular áreas aisladas de generación y demanda», indica Endesa en una nota de prensa.