La eliminación gradual del carbón puede proporcionar una forma ‘barata’ de reducir las emisiones

Un nuevo trabajo de investigación ha demostrado que una eliminación global del uso del carbón generaría beneficios económicos netos a largo plazo, y sería una forma asequible para que los países cubran la brecha y limiten el calentamiento global promedio a no más de dos grados.

El análisis ha sido publicado en la revista Nature Climate Change  y reafirma que presionar para eliminar el uso del carbón conducirá a beneficios económicos netos a largo plazo, particularmente en países que son usuarios intensivos de carbón.

“Estamos en el siglo XXI y todavía dependemos en gran medida de la quema de carbón, lo que la convierte en una de las mayores amenazas para nuestro clima, nuestra salud y el medio ambiente. Es por eso que decidimos analizar exhaustivamente el caso de una salida mundial de carbón: ¿Esto cuadra económicamente? La respuesta corta es: sí, con mucho «, dijo el autor principal del informe e investigador del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, Sebastian Rauner.

Los investigadores realizaron un análisis de ‘ciclo de vida completo’ de la producción de carbón, considerando los impactos económicos directos que crearía una eliminación gradual del carbón, así como el flujo de los efectos para el sector energético en general, en la salud humana y los impactos ambientales más allá de los del cambio climático.

“En particular, observamos dos externalidades: los costos de salud humana, especialmente causados ​​por enfermedades respiratorias, y la pérdida de biodiversidad, medidos en función de cuánto costaría reconstruir áreas cultivadas actualmente. Los costos de mitigación, a su vez, son principalmente la reducción del crecimiento económico y los costos de las inversiones en el sistema energético”, dice el documento.

Los beneficios no necesariamente se distribuirían de manera uniforme, ya que habría países como Australia que, probablemente, saldrían perdiendo, ya que es un país proveedor mundial de carbón y un país que disfruta de una calidad del aire relativamente buena.

Pero los investigadores descubrieron que los beneficios en países como China, India y la mayor parte de Europa compensarían significativamente los costos que acarrearían a los países la eliminación del carbón.

Los investigadores dicen que una eliminación gradual sería «una forma barata» de lograr reducciones significativas en las emisiones de gases de efecto invernadero, y que los países deberían considerar integrar dicha estrategia en planes nacionales actualizados que se presentarán en la próxima ronda de conversaciones internacionales sobre cambio climático programadas para finales de año.

“En las negociaciones internacionales sobre el clima, los gobiernos deben tener en cuenta que la salida del carbón es una forma barata de reducir sustancialmente las emisiones globales de gases de efecto invernadero y tiene enormes beneficios colaterales en el hogar. Nuestro estudio muestra que los intereses nacionales y globales no son necesariamente intercambiables, sino que pueden ir de la mano”.

El análisis encontró que los beneficios de dejar el carbón superarían sustancialmente los posibles costos económicos, lo que representaría un impacto positivo neto de hasta el 1,5% de la producción económica mundial para 2050.

Los investigadores cuantifican este beneficio en unos 370 dólares por persona para el año 2050 y dijeron que China e India serían los países que más se beneficiarían de la eliminación del carbón, dada su dependencia del combustible fósil y el impacto que tiene en la calidad del aire de cada país.

El carbón es la fuente más grande del mundo de emisiones de gases de efecto invernadero causadas por los humanos, y tiene impactos sociales negativos adicionales en la salud humana a través de la contaminación del aire y los impactos en la biodiversidad.

Los investigadores señalaron el hecho de que los compromisos de lucha contra el cambio climático hechos por los países son actualmente insuficientes para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados, pero dijeron que si los países adoptaran políticas para salir del carbón, esa brecha podría reducirse en un 50%”.