Madrid coloca 700 millones en bonos verdes para financiar transporte público ecológico y otros proyectos sostenibles

La Comunidad de Madrid ha realizado una colocación de 700 millones de euros de bonos verdes a siete años, equivalente a un diferencial respecto a la referencia del Tesoro al mismo plazo de 19 puntos básicos, y se convierte en la primera autonomía en realizar esta emisión pública mediante este tipo de productos.

La transacción de esta emisión de bonos ha sido dirigida por las entidades BBVA, Credit Agricole, ING (facilitador de la operación) y Santander, actuando como co-director Caixabank

Según ha informado el Ejecutivo autonómico en un comunicado, el «interés» generado en los mercados con la primera emisión de un bono verde de una administración pública española «ha permitido bajar el tipo de los 28 puntos básicos iniciales a los 19 puntos con los que se ha cerrado la operación.

La «alta demanda» de la emisión realizada esta mañana ha superado los 3.000 millones de euros, por parte de más de 170 inversores, lo que ha permitido incrementar el objetivo inicialmente previsto de emisión de 500 millones hasta los 700, y «pone de manifiesto la confianza de los inversores en la economía madrileña».

La operación financiera realizada hoy se enmarca en la autorización de endeudamiento otorgada por el Consejo de Ministros a la Comunidad de Madrid el pasado mes de febrero.

Financiación del transporte ecológico y proyectos verdes

Con la emisión de hoy, el Gobierno regional ha asegurado que Madrid se posiciona como la primera región española que ha accedido al mercado de bonos verdes, en el que las entidades con un mayor compromiso medioambiental a nivel global encuentran financiación de inversores especializados en este ámbito.

Los fondos procedentes de la primera emisión de bonos verdes se utilizarán para llevar a cabo una serie de iniciativas de marcado carácter medioambiental, como es la inversión en transporte público «limpio» y sostenible para disminuir la polución.

Precisamente, el Ejecutivo autonómico ha remarcado que el transporte público está sufriendo de una manera acusada los efectos del Covid-19, tras registrar una caída en la demanda de viajeros del 90 por ciento desde que se decretó el estado de alarma.

Según las estimaciones del Gobierno regional, la pérdida de ingresos derivada de esta situación alcanzaría los 127 millones de euros durante los meses de marzo y abril.

Junto con la financiación del transporte ecológico, el dinero obtenido a través de la emisión de bonos verdes irá destinado a otros proyectos medioambientales como la protección y desarrollo de parques y entornos naturales regionales, así como la gestión de residuos.

Mecanismos innovadores

La emisión del primer bono verde se suma a otras «iniciativas innovadoras» puestas en marcha recientemente por la Comunidad de Madrid, para diversificar sus fuentes de financiación y su base inversora, y hacer frente al impacto de la crisis sanitaria derivada del coronavirus.

Así, la pasada semana, el Gobierno regional emitió el primer Bono Social Sanitario de España, por valor de 52 millones de euros, cuyo destino es «íntegramente» la financiación de gasto sanitario causado por el coronavirus.

Además, la Comunidad de Madrid ha sido la primera región europea en obtener un préstamo del Banco de Desarrollo del Consejo de Europa (CEB), por valor de 200 millones de euros, a 13 años y a un tipo de interés «por debajo de mercado», dirigido también «exclusivamente» a combatir la pandemia.

«Todo ello da una muestra de la confianza internacional en la solvencia financiera de la Comunidad de Madrid, que cerró 2019 como la comunidad autónoma del sistema de régimen común con un menor nivel de deuda, junto con Canarias, situado en el 14 por ciento del PIB», ha destacado la Consejería de Hacienda que lidera Javier Fernández-Lasquetty.