Repsol recomienda «encarecidamente» a sus accionistas no acudir físicamente a la junta general

Repsol recomienda «encarecidamente» a sus accionistas, ante la situación excepcional por la crisis sanitaria del coronavirus, que participen en la junta general del próximo 8 de mayo mediante la utilización de los distintos canales puestos a su disposición para delegar la representación y votar a distancia, evitando así acudir físicamente a la cita.

En este sentido, el grupo recuerda a sus accionistas que tienen distintas formas de ejercer su derecho a través de Internet (www.repsol.com), enviando la tarjeta de asistencia, delegación y voto a distancia a la sociedad por correo postal.

Asimismo, con la finalidad de ampliar el ejercicio a distancia de sus derechos por parte de todos los accionistas, Repsol ha adoptado también un paquete de medidas extraordinarias, como la ampliación del plazo para el ejercicio del derecho de información previo a la junta general hasta las 12.00 horas del día de su celebración.

Además se ha extendido el plazo para delegar o votar por correspondencia postal o medios electrónicos y se permite votar a distancia a los representantes de los accionistas, de forma que no se tenga que asistir presencialmente a la reunión.

La compañía subraya que la celebración de la junta, cuya fecha del 8 de mayo es posterior al actual estado de alarma decretado por el Gobierno por la crisis del coronavirus, aunque no se descarta la prolongación de estas medidas, «es una necesidad para que la sociedad
pueda continuar desarrollando su actividad con normalidad y alcanzar sus objetivos, en interés de todos sus accionistas y de sus restantes grupos de interés».

No obstante, Repsol subraya que seguirá monitorizando atentamente la evolución de la situación para decidir, en su caso, «la adopción de aquellas otras medidas que considere adecuadas para salvaguardar el interés social y la salud de sus accionistas y de todos sus restantes grupos de interés».

En este sentido, el grupo ya había anunciado una serie de acciones para garantizar la protección de la salud de todas las personas involucradas en su organización y celebración, entre las que figuraban la limitación del acceso a las salas en las que tenga lugar la junta a aquellos accionistas que deseen participar físicamente en ella (o sus representantes) y a aquellas personas que deban asistir a ella o cuya participación se considere necesaria para el mejor desarrollo de la reunión.

Además, tampoco celebrará el clásico aperitivo posterior, no se entregará obsequio a los inversores, ni se habilitarán locales para la entrega de las tarjetas de representación.

SOMETERÁ A SUS ACCIONISTAS EL OBJETIVO DE UN EURO DE DIVIDENDO

La compañía someterá a su junta general las cuentas anuales de 2019 y la aplicación del resultado del ejercicio, que supondrá el abono el próximo mes de julio de un dividendo de 0,55 euros -que será satisfecho bajo la fórmula de ‘scrip dividend’- con el que completará así la retribución a cuenta de 0,45 euros pagada el pasado mes de enero y permitirá alcanzar el objetivo de un euro recogido en su actual plan estratégico.

No obstante, ya no se incluye en el orden del día la propuesta de reducción del 5% de la cifra del capital social de la compañía a 31 de diciembre de 2018 que acordó en julio del año pasado, y que representaba una mejora en la retribución de los accionistas a través de recompra de acciones, debido a la actual situación de los mercados y las circunstancias sobrevenidas como consecuencia del ‘Covid-19’.

Asimismo, se propondrá a los accionistas la aprobación de tres nuevos ciclos adicionales del plan de compra de acciones por los beneficiarios de los programas de incentivo a largo plazo y el visto bueno a un nuevo programa de incentivo a largo plazo.