El Gobierno estima que las subastas de renovables ahorrarán a los consumidores unos 173 millones anuales

El Gobierno estima que las futuras subastas de renovables, basadas en un marco retributivo con el reconocimiento a largo plazo de un precio fijo por la energía, podrían representar unos ahorros para los consumidores de 173 millones de euros anuales.

Según consta en la memoria del análisis de impacto normativo del proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ejecutivo cree que, desde un punto de vista presupuestario, el nuevo régimen económico de subastas de energía que se habilita «no tendrá impacto presupuestario directo», ya que no se financiará con cargo a los Presupuestos.

En lo que respecta al impacto económico para el sistema eléctrico, a pesar de que considera que «es difícil de evaluar con precisión», ya que son muchas las variables involucradas que pueden afectar y resulta
«complejo predecir con exactitud el comportamiento del mercado eléctrico», el gabinete dirigido por Teresa Ribera lleva a cabo un ejercicio de aproximación para cuantificarlo.

Así, suponiendo una entrada de 3.000 megavatios (MW) -cifra que en los borradores anteriores se establecía como volumen fijo anual pero que en el proyecto final ha sido omitida- de nueva potencia renovable acogida al nuevo régimen económico en el sistema eléctrico, se estima que con unas 2.500 horas anuales equivalentes de funcionamiento (lo que equivale a 7,5 teravatios hora/año de producción), por cada euro de diferencia por unidad de energía entre su precio resultado de la subasta y el precio del mercado, se produciría un coste/ingreso para el sistema eléctrico de 7,5 millones de euros anuales.

Así, teniendo en cuenta que el precio final registrado el año pasado en el mercado diario se situó en torno a 48 euros por megavatio hora (MWh) y suponiendo un resultado de la subasta similar a los registrados en países del entorno, próximo a 25 euros por MWh, la introducción de esos 3.000 MW ‘verdes’ de los procesos competitivos se traducirían en un ingreso para el sistema eléctrico de 173 millones de euros anuales.

Apenas se desarrollan proyectos puramente a mercado

El Ministerio para la Transición Ecológica defiende su propuesta de subastas a precio fijo en la necesidad de que exista un marco retributivo «estable y predecible» para el sector, ya que los datos dejan claro que en la práctica no se producen apenas inversiones en proyectos puramente a mercado.

En concreto, el año pasado en España apenas un 6% de los proyectos renovables puestos en marcha fueron sin ningún régimen retributivo específico.

Así, el año pasado se instalaron 5.700 MW renovables acogidos a la subasta de régimen retributivo de 2017, otros 131 MW a la de 2016, mientras que solo se pusieron en funcionamiento unos 340 MW desarrollados a mercado.