Equinor, Total y Shell se unen para crear el primer gran proyecto de captura y almacenamiento de CO2 del mundo

Las grandes petroleras europeas Equinor, Total y Royal Dutch Shell han unido sus fuerzas para construir en la plataforma oceánica noruega lo que sería el proyecto de captura y almacenamiento de carbono (CCS) más importante del mundo. Se trata del proyecto Northern Lights cuyos planes de desarrollo y operación han sido entregados al Ministerio de Petróleo y Energía del país nórdico.

Para ello, las tres petroleras han firmado un acuerdo por el cual invertirán unos 6.900 millones de coronas noruegas (unos 625 millones de euros al cambio actual) en la primera fase.

«El proyecto Northern Lights podría convertirse en el primer paso para desarrollar una cadena de valor para la captura y almacenamiento de carbono (CCS), que es vital para alcanzar los objetivos climáticos globales del Acuerdo de París. El desarrollo de proyectos CCS también representará nuevas actividades y oportunidades industriales para las industrias noruega y europea, dice Anders Opedal, vicepresidente ejecutivo de Tecnología, Proyectos y Perforación en Equinor.

El proyecto se desarrollará en fases. La fase 1 incluye la capacidad de transportar, inyectar y almacenar hasta 1,5 millones de toneladas de CO2 al año. Una vez que el CO2  es capturado en tierra por emisores industriales carbono , Northern Lights (que traducido podría ser la aurora boreal) se encargará del transporte por barco, la inyección y el almacenamiento permanente a unos 2.500 metros por debajo del fondo del mar.

La terminal receptora de CO2 estará ubicada en las instalaciones del área industrial Naturgassparken en el municipio de Øygarden, en el oeste de Noruega. La planta será operada remotamente desde las instalaciones de Equinor en la terminal de Sture en Øygarden y las instalaciones submarinas desde la plataforma Oseberg A en el Mar del Norte.

La instalación permitirá nuevas fases para ampliar la capacidad. Las inversiones en las fases posteriores se desencadenarán por la demanda del mercado de grandes emisores de CO2 en toda Europa.

 “CCS es una tecnología crucial para ayudar a la sociedad y las economías a prosperar a través de la transición energética. Shell está activo en todas las partes de la cadena de valor de CCS y Northern Lights fortalece aún más nuestra cartera global de CCS. Apreciamos el liderazgo demostrado por el Gobierno noruego para acelerar el desarrollo de las cadenas de valor de CCS y creemos que la solución de transporte y almacenamiento de CO2 de  Northern Lights tiene el potencial de desbloquear la inversión en proyectos de captura en toda Europa», dice Syrie Crouch, vicepresidenta del negocio de CCS en Shell.

“Total se enorgullece de ser parte de este primer proyecto de transporte y almacenamiento de carbono a escala comercial en Europa. Junto con nuestros socios industriales, bajo el liderazgo de Noruega, hemos logrado concluir con éxito los estudios técnicos y hemos logrado un paso importante hacia la realización del proyecto. Hoy, más que nunca, estamos dispuestos a mantener nuestros esfuerzos en el desarrollo de la tecnología CCS que es necesaria para alcanzar los objetivos de neutralidad de carbono de la UE y que forma parte de la nueva Ambición climática de Total para llegar a emisiones netas cero en 2050″, dice Philippe Sauquet, presidente de Gas Renewables & Power en Total. 

Esta colaboración entre industrias es una solución única y permite el manejo de grandes volúmenes de CO2 que de otro modo se habrían emitido. Esta nueva cadena de valor e infraestructura para proyectos de captura y almacenamiento de carbono solo se pueden desarrollar con la cooperación entre gobiernos y empresas.

Si el proyecto recibe una decisión de inversión final positiva del Gobierno de Noruega en 2020, se espera que la Fase 1 esté operativa en 2024. Ahora más que nunca la tecnología CCS está cada vez más cerca de ser una realidad y que merezca la pena.