La empresa pública ENSA crea un prototipo de pantalla de protección facial frente al Covid-19

Equipos Nucleares (ENSA), una de las empresas públicas perteneciente al grupo estatal SEPI, ha creado un prototipo de pantalla de protección facial frente al Covid-19, que aporta seguridad al personal sanitario, al mismo tiempo que permite una producción a gran escala.

Según informa la compañía encargada de proporcionar soluciones para centrales e instalaciones nucleares, desde la construcción hasta el desmantelamiento, almacenaje y transporte de combustible, este nuevo modelo de pantalla cumple con la normativa y ya está listo para su fabricación.

ENSA ha trabajado desde su área de I+D+i hasta obtener un prototipo de pantalla de policarbonato fabricada mediante un corte láser, con el objetivo de realizar diferentes pruebas de diseño para lograr un material con los estándares básicos de protección sanitaria.

«Este modelo de pantalla aporta total seguridad gracias a su cubierta superior. Además, es muy ligera, ergonómica y de fácil descontaminación. Su método de fabricación hace posible una producción aproximada de 1.000 unidades diarias con una máquina de corte láser», explica la empresa en un comunicado.

El modelo ha sido desarrollado en colaboración con el Hospital virtual Valdecilla y la empresa Metacrilatos y Grabados, implantándose su uso en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander.

Código abierto para compartir

Las empresas que opten por fabricar estas pantallas de protección tendrán que validar su utilización a través del correspondiente servicio de prevención y, aquellas que en un futuro puedan llegar a comercializar este producto, tendrán que contar, además, con el marcado CE (Conformidad Europea) para cumplir el requisito de fabricantes.

No obstante, ENSA ha compartido su código y diseño de forma abierta para su producción, con el objetivo de contribuir a solventar la actual demanda de pantallas faciales de protección.

ENSA defiende que la excepcional situación de crisis sanitaria motivada por la pandemia del Covid-19 ha supuesto «una gran demostración de solidaridad y apoyo de las empresas para ayudar a mitigar los efectos de la expansión del contagio».

«En este aspecto, el sector público industrial ha demostrado su compromiso con la sociedad haciendo uso de todos los recursos disponibles de innovación y tecnología, para impulsar iniciativas que sirvan de ayuda, como reforzar la demanda de fabricación de los EPI (Equipos de Protección Individual) esenciales para que el personal sanitario pueda realizar su trabajo», concluye.