Ribera compara la crisis sanitaria con la del cambio climático: «Son complejas y no entienden de fronteras»

La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha comparado la crisis sanitaria del coronavirus con la crisis del cambio climático.

«Podemos encontrar paralelismos importantes. Son crisis complejas, con incertidumbres, que no entienden de fronteras, no entienden de razas, ni de religión ni de sexo», ha señalado Ribera durante su comparecencia en la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico en el Congreso de los Diputados.

Para luchar contra ambas crisis, la vicepresidenta cuarta del Ejecutivo ha apostado por buscar la respuesta en «la guía de la ciencia». «Exigen una respuesta global basada en la cooperación», ha precisado.

«Juntos debemos afrontar esta crisis sobre la base de la cooperación, porque si no somos demasiado pequeñitos. Nadie puede estar a salvo de ellos si en nuestros vecinos no se resuelve», ha sentenciado.

Asimismo, Ribera ha destacado que los ciudadanos vulnerables «experimentan dificultades a veces insalvables» y que son personas que «ya arrastraban las consecuencias de la crisis económica anterior». «Hay 8 millones de personas en riesgo de exclusión y que requieren una atención prioritaria», ha precisado.

Entre las medidas del Gobierno para ayudar a los colectivos vulnerables, la ministra ha resaltado la aprobación de la Ingreso Mínimo Vital. Además, ha lamentado que los jóvenes que vivieron la crisis de 2009 «se pueden encontrar en una pinza complicada».

En su opinión, la desescalada «también es importante para la preparación de un futuro que tiene que mirar hacia adelante». Así, ha añadido que hay que «pensar en un futuro sostenible económica y ambientalmente».

Durante su intervención, Ribera ha recordado que la envergadura de la crisis socio-económica derivada de la pandemia obliga «a un esfuerzo de reconstrucción histórico».

Un plan europeo de reconstrucción

Por ello, la vicepresidenta ha remarcado la necesidad de un Plan Europeo de Reconstrucción «valiente y ambicioso, a la altura del reto» de esta crisis y que tenga «como palancas una recuperación verde y una transición justa».

En este sentido, el Gobierno ha propuesto la creación de un Fondo de Recuperación de entre 1 y 1,5 billones de euros financiado con deuda perpetua de la Unión Europea para reactivar la economía europea.

Un fondo, según ha apuntado Ribera, que debe financiar prioritariamente inversiones que contribuyan a la transición ecológica y digital, en línea con la declaración del Consejo Europeo de 26 de marzo. «No podemos caer en los mismos errores cometidos en el pasado, cuando privilegiamos atajos cortoplacistas basados en la economía fósil para afrontar la crisis económica», ha concretado.

Ribera ha recordado el compromiso de la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen, para que el ‘Green Deal’ sea «la palanca del Plan de Recuperación».

Desde la CE, según ha añadido la ministra, ya se está trabajando por «priorizar los esfuerzos» en aquellos sectores que puedan generar más empleo y crecimiento sostenible: la economía circular, las energías renovables, la eficiencia energética, la rehabilitación de edificios o la resiliencia al cambio climático.

También la digitalización, la electrificación del transporte; la apuesta por una reindustrialización inteligente, baja en carbono y sostenible; y la necesidad de la adaptación rápida de las ciudades para «facilitar» el transporte público y no motorizado. «Ese Pacto Verde que creemos imprescindible por su capacidad para generar empleo y crecimiento sostenible», ha apuntado Ribera.