Ángel Torres, el candidato a vicepresidente de la CNMC, pide más recursos económicos para el regulador

El candidato para la vicepresidencia de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Ángel Torres, se ha comprometido a ejercer su cargo con «profesionalidad, independencia, honestidad e imparcialidad».

Así lo ha asegurado Torres durante su comparecencia en una comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el Congreso de los Diputados, ante el resto de grupos políticos, que han valorado su idoneidad al cargo.

Torres ha resumido toda su experiencia profesional, afirmando que se trata de una vida «dedicada al servicio público y la defensa de los intereses generales», que ha estado centrada en el análisis económico y las reformas estructurales.

Su objetivo a lo largo de su carrera, ha defendido, ha sido el de mejorar las condiciones de la competencia y el buen funcionamiento de los mercados y el análisis económico y jurídico, teniendo en cuenta «siempre» las mejores practicas academias para llegar a las mejores conclusiones.

Por todo ello, de cara a su próxima etapa, se ha comprometido a ejercer las responsabilidades en este cargo con «gran ilusión, profesionalidad, independencia, honestidad, imparcialidad, dedicación total y a promover y potenciar los fines y objetivos de la CNMC».

LA OPOSICIÓN DEFIENDE SU CURRÍCULUM «IMPECABLE»

Durante el turno de intervenciones de los grupos políticos, ha habido consenso sobre la «impecable» trayectoria profesional del candidato, incluso en las filas del PP y VOX, que le han dado la enhorabuena por sus «40 años de servicio» y por «su servicio a España».

Pese a no contar con ningún reproche en este punto, el diputado del PP Mario Garcés o la de Ciudadanos María Muñoz sí han hecho alusión a la relación de Torres con el PSOE, ya que siempre que ha tenido un alto cargo en la Administración ha sido bajo un Gobierno socialista.

El aspirante a la vicepresidencia de la CNMC ha asegurado que esto ha sido así porque son ellos los que se lo han ofrecido, pero que si un Gobierno del PP se lo hubiese propuesto, también lo habría aceptado si fuera un cago de interés, y ha afirmado que no es afiliado a ningún partido, aunque cree que el hecho de serlo «no es óbice para nada» ni anula la importancia de la experiencia profesional y académica.

Preguntado por si podría encontrarse con algún conflicto de interés en su nuevo cargo, Torres ha defendido que no ha tenido ninguna experiencia laboral privada ni intereses financieros con empresas sujetas a regulación por parte de la CNMC.

El candidato ha destacado también que las competencias del organismo vienen consensuadas en el ámbito europeo, por lo que «hay más similitudes que divergencias» entre los distintos supervisores comunitarios.

Donde sí que hay diferencia, ha añadido, es en los recursos que les ofrecen los gobiernos o parlamentos, asegurando que España se encuentra en la parte baja de la lista, por lo que ve necesario reforzar la capacidad de los recursos económicos y financieros de una institución «fundamental para la economía».

Torres, licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Bellaterra, es actualmente vocal asesor en la Dirección General del Tesoro y tiene una larga trayectoria de servicio público en el ámbito de la política económica y la representación ante instituciones internacionales.

Así, ha desarrollado su carrera profesional como técnico comercial y economista del Estado en la Administración Pública. Ha sido director ejecutivo del Grupo Banco Mundial, director general de Planificación en el Ministerio de Economía y Hacienda, consejero económico y comercial de la Delegación de España ante la OCDE y secretario general y director general de Política Económica del Ministerio de Economía y Hacienda.