BBVA y Santander se unen a más de 100 grupos de inversión y de gestión de activos para pedir a la UE una recuperación sostenible post-COVID19

Más de cien de los principales inversores mundiales han escrito una carta a los líderes europeos destacando la necesidad de garantizar que la respuesta económica a la pandemia de Covid-19 ofrezca una recuperación sostenible. En conjunto reúnen casi 12 billones de euros en activos bajo gestión. Esta es la primera carta coordinada sobre una recuperación verde con este nivel de apoyo de los inversores individuales.

El grupo de inversores incluye a grandes gestores de activos (con más de 400.000 millones de euros en activos) como BNP Paribas Asset Management, Allianz IM, Legal & General IM, Schroders Investment Management, y UBS Asset Management. La declaración muestra su compromiso «de ayudar a los responsables de las políticas a elaborar planes plurianuales de recuperación sostenible», ya que «los inversores se enfrentan cada vez más a riesgos físicos y de transición de un planeta que se calienta rápidamente y que ponen a prueba su capacidad de ofrecer rendimientos a largo plazo a sus beneficiarios». En España la carta ha sido firmada por BBVA y Santander.
La carta subraya la importancia de utilizar los paquetes de recuperación para acelerar la transición a una economía de emisiones netas cero, en consonancia con el Acuerdo Verde y el Acuerdo de París. Esto incluye asegurar que «al menos el 25% de la ambición de la integración del clima se mantenga como parte del Marco Financiero Plurianual para 2021-2027 (MFF), para todo el período de siete años», consagrando legalmente la ambición climática de Europa para 2050 con la Ley Europea del Clima, y manteniendo el impulso del Acuerdo Verde, los ambiciosos objetivos climáticos para 2030 y el programa de financiación sostenible.
La carta también aborda la necesidad de que las empresas intensivas en carbono que reciben rescates del gobierno o concesiones fiscales establezcan y promulguen planes de transición al cambio climático coherentes con el Acuerdo Verde y los objetivos del Acuerdo de París y que logren emisiones netas nulas para 2050, a cambio de este apoyo público.

Entre otros puntos cubiertos en la carta, los inversores enfatizan la necesidad de garantizar «una transición acelerada hacia una economía neta de emisiones cero en línea con el Acuerdo Verde y el Acuerdo de París». Por el contrario, también, «los planes de recuperación que exacerban demasiado el cambio climático expondrían a los inversores y las economías nacionales a riesgos financieros, sanitarios y sociales cada vez mayores en los próximos años».

La carta sigue a la publicación del primer elemento de la estrategia de recuperación post-Covid propuesta por la UE la semana pasada2. Esto posiciona el «Acuerdo Verde Europeo como la estrategia de recuperación de la UE» y es una piedra angular del plan de recuperación de la UE. La intervención de los inversores tiene como objetivo también informar la planificación económica a nivel nacional en todos los estados miembros de la UE.

«Los planes de transición neta cero son necesarios para apuntalar la recuperación de países, regiones y empresas», destacan y por eso establecen cinco principios clave que los estados miembros de la UE deben considerar para apoyar una recuperación sostenible.

«Los líderes europeos deben lograr una recuperación que respalde las ambiciones establecidas en el Acuerdo Verde», explica Stephanie Pfeifer, CEO del Grupo de Inversores Institucionales sobre Cambio Climático. «No podemos ignorar el doble desafío del clima y la crisis económica. Las decisiones financieras tomadas durante los siguientes 12 meses darán forma a la economía global para la próxima década y más allá, y determinarán si hemos construido las bases para un futuro sostenible. Una recuperación ecológica es la única opción cuando la alternativa significa un mayor bloqueo de carbono y alimenta la crisis climática en las próximas décadas ”.

«Al desarrollar un plan de recuperación de COVID-19, debemos asegurarnos de crear una economía adecuada para el siglo XXI», dijo Fiona Reynolds, CEO de PRI. «Estamos muy contentos de que la UE esté dando pasos hacia la implementación de un plan de recuperación sostenible y justo, y alentamos a la adopción de medidas que se basen en el histórico Acuerdo Verde Europeo y que sean consistentes con el logro de emisiones netas cero para 2050 según lo propuesto en virtud del Ley Europea del Clima. A medida que nos recuperemos del profundo impacto humano de COVID-19, los inversores, las empresas, los gobiernos y la sociedad civil desempeñarán un papel fundamental en una recuperación sostenible que incorpore la salud de nuestras comunidades, aborde la desigualdad, cree empleos en la economía verde y mantiene compromisos con los objetivos climáticos «.

«A medida que los países europeos levantan cautelosamente los bloqueos de COVID-19 para salvar vidas humanas, el enfoque en la recuperación económica debe priorizar la construcción de la sociedad sostenible y resistente que necesitamos», agrega Paul Simpson, CEO de CDP. “Por lo tanto, instamos a los inversores, reguladores y formuladores de políticas a trabajar juntos para garantizar que los flujos financieros estén alineados con los objetivos más ambiciosos del Acuerdo de París. Debemos asegurarnos de que los paquetes de renovación a largo plazo aceleren nuestra economía en una que sea más resistente, inclusiva y con cero carbono para evitar un mayor riesgo de la crisis climática «.