Imaz dice que la antigüedad del parque de vehículos es el problema para implantar combustibles cero emisiones

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha afirmado que el «problema» al que se enfrenta España para la sustitución de los combustibles tradicionales por otros de emisiones cero es «la motorización y la antigüedad del parque de vehículos», y no la capacidad de generarlos mediante energías sostenibles.

Imaz ha realizado estas manifestaciones tras ser preguntado por los medios de comunicación durante la presentación de los dos nuevos proyectos «punteros en materia de descarbonización» que Repsol construirá en Bizkaia para producir combustibles emisiones cero a partir de hidrógeno verde y CO2 capturado como principales materias primas, así como a partir del tratamiento de residuos urbanos.

En ese sentido, el consejero delegado de Repsol ha recordado que la edad del parque de vehículos de España ha pasado en el último periodo tras la crisis económica de los 8 años de antigüedad de media de los vehículos, a los 12,6 años actuales.

Por ese motivo, en su opinión, «el problema para adaptarse a la descarbonización de combustibles no radica en la capacidad de generarlos o de integrar energías renovables en las operaciones de refino para sus procesos industriales, sino en que el parque de vehículos es viejo y antiguo, con una motorización que emite muchas emisiones locales y por tanto, su desarrollo dependerá de la evolución de los motores».

En este punto ha defendido la producción de combustibles sintéticos a partir de CO2 porque «no es un contaminante local, sino un elemento nocivo a tratar»; por lo que el nuevo combustible extraído surge de un CO2 «que no ha sido emitido o que ha sido extraído de una corriente o fuente de generación, y, por tanto, es neutro ecológicamente en todo su ciclo, en cuanto a emisiones contaminantes, tanto en su origen, como al final del proceso».

Imaz ha añadido que «todas las formas de descarbonización son válidas y complementarias, e incentivarlas para que todas contribuyan sin exclusiones, acelerará la transición energética».