Las petroleras piden al Gobierno no cerrar la puerta a los ecocombustibles y a inversión de miles de millones

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) ha pedido al Gobierno «más ambición» en su Ley de Cambio Climático y Transición Energética, para que incluya «a todos los sectores, todas las tecnologías y tenga en cuenta todas las emisiones», y no cierre así la puerta al plan del sector para transformar la industria del refino a través de los ecocombustibles (combustibles líquidos bajos en carbono), impidiendo la inversión de «miles de millones» de euros en esta transformación.

En un comunicado, la patronal de las grandes petroleras -integrada por Repsol, Cepsa, BP, Galp, Saras y Eni– lamenta que la actual redacción del proyecto de Ley, remitido al Congreso para su tramitación, impide la puesta en marcha del plan y la participación del sector en la lucha contra el cambio climático al contemplar, en su artículo 11, los biocarburantes solo en el transporte aéreo y al tener en cuenta, en su artículo 12, únicamente las emisiones directas en la movilidad.

Así, AOP pide promover los biocombustibles en todos los modos de transporte (automóviles, transporte marítimo y pesado) y, además, incluir no solo los biocombustibles, sino todos los ecocombustibles, como los sintéticos (obtenidos a partir de CO2 capturado) y los procedentes de residuos no orgánicos (plásticos, entre otros). Igualmente, considera necesario no limitar la reducción de emisiones en la movilidad solo al tubo de escape.

En este sentido, la patronal de las grandes petroleras exige al Ejecutivo que «no deje pasar la oportunidad de desarrollo industrial y creación de empleo que supone el plan de transición energética del refino español».

«CON MÁS TRABAS, LA CRISIS INDUSTRIAL IRÁ A MÁS»

El presidente de la patronal y de BP España, Luis Aires, subrayó que «si se ponen más trabas a la competitividad, la crisis industrial irá a más».

«Por el contrario, si se modifican esos dos artículos de la Ley, se permite la inversión de miles de millones de euros para adaptar la industria del refino, facilitar la transición energética, reducir emisiones y crear empleo. Sería un tremendo error renunciar en estos momentos al potencial industrial del sector y rechazar nuestro compromiso con la descarbonización. Lo que demandamos es que se nos permita contribuir a la neutralidad climática y seguir sumando al crecimiento económico del país», añadió Aires.