Una de cada diez gasolineras es desatendida en España

Una de cada diez estaciones de servicios cuentan ya en España con la tecnología de última generación para poder operar en automático. Así lo recoge el último Estudio Anual de Estaciones de Servicio Automáticas en España, realizado por la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae), tomando datos del Ministerio de Transición Ecológica y en la que se incluyen únicamente las gasolineras independientes y no contabiliza las estaciones de los híper mercados ni las cooperativas agrarias.

En concreto, las gasolineras automáticas han crecido un 17% en el último año, alcanzando una cuota de mercado del 10%. Y en términos absolutos, este tipo de gasolineras supera ya los 1.000 puntos de distribución en la Península y Baleares (1.033 puntos). Un crecimiento que se debe en buena medida a la progresiva supresión de barreras contrarias a la libre competencia en distintas Comunidades Autónomas, en línea con los requerimientos de la Unión Europea y los pronunciamientos de la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC).

Sin embargo, este crecimiento, que beneficia únicamente al consumidor, se puede ver truncado por las nuevas trabas que preparan las administraciones locales. “Estamos viendo que las trabas han dejado de ponerlas las Comunidades Autónomas, para pasar a los consistorios de los municipios, que únicamente quieren perseverar el oligopolio y que no haya un auténtico mercado libre”, señala Manuel Jiménez Perona, presidente de Aesae.

No obstante, el modelo se abre paso de manera heterogénea en España. Cataluña continúa siendo la Comunidad con más gasolineras automáticas con un 20% de penetración de este tipo de gasolineras en la Comunidad. Le sigue Valencia (17%) y Madrid (12%). El resto se encuentran por debajo de la media nacional (10%). En el otro extremo, se encuentran comunidades, con poco peso de las automáticas en el mix de suministro; como Cantabria (2%), Navarra (4%), Murcia (5%) y Galicia (5%). Así, otras Comunidades se acercan a la media, pero siguen por debajo como es el caso de País Vasco (8%), Extremadura (8%), Andalucía (9%), Castilla y León (9%) y La Rioja (9%).

“Pese al avance, España está aún lejos de países referentes en la apertura y liberalización del mercado de carburante, como son Dinamarca o Finlandia, donde del total de gasolineras, las automáticas superan el 60%”, denuncia el presidente de Aesae, Manuel Jiménez Perona.

El COVID-19 y el suministro de combustible

El coronavirus ha provocado cierta paralización de los proyectos de expansión de los socios de Aesae. “Sin embargo, la pandemia ha dejado patente que las gasolineras automáticas son necesarias, ahora más que nunca, para garantizar el suministro en todo el país, lo que nos hace vaticinar que irán a más”, añade Jiménez Perona. Este tipo de estaciones se han constituido como la evolución natural de las gasolineras tradicionales, ya que están preparadas para operar en situaciones de extrema necesidad, al contar con un sistema automatizado las 24 horas del día que evita el contacto con otras personas.

Aesae ha pedido a todos sus socios que refuercen las medidas de higiene en sus estaciones de servicio, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad. Así, se primará la seguridad, limpieza y el distanciamiento social en el suministro.

Según la OCU, este tipo de instalaciones llega a ahorrar a familias y pymes hasta 320 euros anuales en combustible. Desde Aesae, recuerdan que las gasolineras automáticas permiten suministrar combustible a menor precio, con la misma calidad.