E.ON y Thyssenkrupp llevan los sistemas de hidrógeno al mercado eléctrico alemán

El grupo industrial Thyssenkrupp ha comunicado que su tecnología patentada de electrólisis del agua para la producción de hidrógeno verde cumple con los requisitos para participar en el mercado de reserva de control primario.

En el futuro, la compañía alemana espera que las plantas de electrólisis puedan actuar como amortiguadores a gran escala para estabilizar la red eléctrica y compensar las fluctuaciones de forma rápida y flexible. La compañía también ha confirmado que los operadores ahora pueden vincular sus plantas con el mercado eléctrico alemán a través de la planta de energía virtual de E.ON.

“Con esto hemos logrado otro objetivo importante. Las pruebas anteriores ya demostraron que nuestras plantas de electrólisis pueden producir hidrógeno verde de manera altamente eficiente y con suficiente velocidad de respuesta y flexibilidad para participar en el mercado de equilibrio de energía «, dijo Christoph Noeres, director de la Unidad de Almacenamiento de Energía e Hidrógeno en Thyssenkrupp. Y añadió: «Nuestras plantas están haciendo una contribución significativa para asegurar tanto un suministro de energía estable como la rentabilidad del hidrógeno verde».

“La colaboración con Thyssenkrupp está en línea con nuestro principio de que la conversión de la industria a energía limpia debe realizarse de manera rentable. Nuestra experiencia en todos los problemas del mercado energético también ha eliminado una barrera para el uso viable del hidrógeno en la generación de electricidad», dice Stefan Hakansson, CEO de E.ON Business Solutions.

Thyssenkrupp y E.ON realizaron las pruebas necesarias conjuntamente en una planta de electrólisis de agua existente que opera como parte del proyecto Carbon2Chem® en Duisburg, donde los resultados mostraron que los electrolizadores de Thyssenkrupp pueden aumentar y disminuir la producción a la velocidad requerida para participar en el mercado de reserva primaria premium .

Hidrógeno verde para una transición energética exitosa

Para alinear la disponibilidad fluctuante de electricidad de fuentes renovables con la demanda de electricidad, se necesitan soluciones para el almacenamiento y el uso posterior de energía excedente.

La electrólisis del agua produce hidrógeno verde que puede almacenarse durante horas, días o meses, reconvertirse en electricidad o usarse como material de partida limpio y libre de CO2 en el sector de la movilidad o para la producción de productos químicos sostenibles.

Otro requisito central es la necesidad de estabilizar la red eléctrica contra las fluctuaciones a corto plazo. Como solución dos en uno, el proceso de electrólisis del agua a escala industrial de Thyssenkrupp cumple ambos criterios.

Como parte del proyecto Carbon2Chem, la unidad de electrólisis de agua alcalina de Thyssenkrupp ya está suministrando hidrógeno con éxito para la producción de productos químicos a partir de gases residuales de las acerías. En 2018, el metanol se produjo a partir de gases de acerías por primera vez.

Al año siguiente la producción de amoníaco tuvo éxito. A diferencia de los métodos de producción convencionales, este proceso no requiere combustibles fósiles como el gas natural, lo que reduce las emisiones de CO2 tanto en la fabricación de acero como en la producción química.

“Ya podemos ofrecer a nuestros clientes soluciones económicamente viables para el almacenamiento de energía y la producción de productos químicos sostenibles. De esta manera, estamos haciendo nuestra contribución a la construcción de un sistema de energía intersectorial estable y sostenible», dice Sami Pelkonen, CEO de la Unidad de Negocios de Tecnologías Químicas y de Procesos de Thyssenkrupp.