El presidente de CyL, Fernández Mañueco, se quita de en medio de la trama eólica que salpica al PP regional

El presidente de la Junta y del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se ha declarado este jueves «completamente ajeno» a los hechos investigados en la comisión de investigación sobre la denominada trama eólica y el edificio de la ‘Perla Negra», por lo que ha adelantado al inicio de su comparecencia ante la misma que «poco o nada» puede aportar a sus trabajos.

Ambos casos están bajo investigación judicial, en el primer caso para determinar si hubo pagos irregulares a altos cargos de la Junta para favorecer la implantación de parques eólicos en la Comunidad y en el segundo si hubo un quebranto para las arcas públicas en la compra de un inmueble que inicialmente iba a ser alquilado con derecho a compra en el municipio vallisoletano de Arroyo de la Encomienda.

Durante cerca de dos horas y media de comparecencia vespertina, Mañueco ha defendido su «total honestidad y honorabilidad» y ha manifestado su voluntad para que su Gobierno ejerza su labor con «principios éticos irreprochables».

En este punto, el presidente ha avanzado su intención de crear un sistema de control jurídico preventivo en las entidades públicas vinculadas a las diferentes consejerías del Ejecutivo para «evitar en el futuro casos como este», lo que se traducirá en la inclusión d este procedimiento en el Reglamento de Servicios Jurídicos que la Consejería de la Presidencia presentará en el primer semestre del próximo año.

En su primera intervención, anterior a las preguntas de los grupos parlamentarios, Mañueco ha asegurado que «lo único» que ha cambiado respecto a la anterior legislatura, cuando arrancó esta comisión de investigación y no fue llamado a declarar por ningún partido, es que ahora es presidente de la Junta, sin que eso modifique su conocimiento de los hechos que son objeto de análisis parlamentario.

Ha pedido «todo el peso de la ley» sobre «aquellas personas» que puedan resultar culpables en estas investigaciones judiciales, pero ha demandado que se eviten «juicios paralelos».

Mañueco ha remarcado que nunca ha desempeñado cargos adscritos a la Consejería de Economía ni ha formado parte de los consejos de administración de las empresas públicas que se han visto involucrados en estas supuestas irregularidades que investiga la Justicia.

Ya en su turno de respuestas a las cuestiones planteadas por el PSOE, Mañueco ha sostenido que, cuando era consejero de Interior y Justicia, ningún delegado territorial ni jefe de servicio le informó sobre el hecho de que la Consejería de Economía y Empleo asumió las competencias sobre la tramitación de las autorizaciones de parques eólicos, a través de las denominadas avocaciones, una de las claves de la investigación judicial de este caso.

Mañueco ha insistido en más de diez ocasiones en que «poco o nada» puede aportar a los trabajos de los grupos parlamentarios y ha enmarcado su comparecencia en una «estrategia política del PSOE» para «sembrar sospechas».

«Dejen de manchar la imagen de Castilla y León», ha expresado Mañueco en contestación a las preguntas formuladas por el portavoz socialista en esta comisión de investigación, José Francisco Martín, quien ha acusado al presidente de eludir las preguntas, centrarse en cuestiones personales y de cobrar como consejero sin ejercer, hasta el punto de tildar su etapa al frente de la Consejería de Interior y Justicia como «nini», ya que «ni Interior, ni Justicia y ni me entero, ni informo».

Con duros reproches entre ambos, el representante socialista y el presidente de la Junta han intercambiado acusaciones y alusiones sobre su papel en estas investigaciones parlamentarias, ya que Martín ha sostenido que Mañueco «estaba ahí siempre» y era conocedor de lo ocurrido, y el presidente ha replicado que quien estaba «ahí» era el procurador del PSOE cuando en la anterior legislatura no pidió su comparecencia.

El portavoz socialista ha explicado que las razones para pedir ahora su comparecencia y no en la anterior legislatura tienen que ver con la evolución judicial de estas causas, con que ahora ya conocen «los chanchullos» de Mañueco en las primarias de su partido y con que ahora es presidente autonómico y por tanto es «el que más información tiene» sobre estos temas.

Preguntado por la «relación financiera» del PP y el fallecido exconsejero Tomás Villanueva -que estaba imputado en el momento de su muerte-, el presidente autonómico ha dicho que no le consta que hubiera relación financiera alguna entre su partido y «la persona que usted menciona», en referencia a Villanueva.

Del mismo modo, cuestionado por si conoce alguna relación financiera entre Villanueva y el actual portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz, Mañueco ha remitido a su compañero de partido para aclarar esta circunstancia, ya que también está llamado a declarar ante esta comisión de investigación, mientras que también ha expresado que no le consta que él o alguna persona de su familia haya recibido dinero, algún regalo o dádiva de alguna de las empresas involucradas en estos casos.

Mañueco ha negado que algún delegado territorial o jefe de servicio le comentara en algún momento su queja por haber perdido las atribuciones sobre la autorización de los parques eólicos, ni quejas por parte de empresarios de la Comunidad por el hecho de que el consejero de Economía les ofreciera a participar en proyectos de energía eólica de la mano de grandes empresas como Iberdrola y Pascual, entre otras, para avanzar en los proyectos a cambio supuestamente de pagos a los exaltos cargos de la Consejería que aún permanecen imputados en la causa, Rafael Delgado y Begoña Hernández.

Sobre su relación con el actual presidente de Iberdrola, el salmantino Ignacio Sánchez Galán -también citado a declarar ante esta comisión-, Mañueco ha reconocido su relación de amistad por el paisanaje, pero a la vez que cada uno de ellos defiende los intereses que les corresponde, uno como directivo de la empresa y el otro como representante de la Junta de Castilla y León.

Por su parte, el portavoz del PP en la comisión, Salvador Cruz, ha sostenido que la «nula participación» de Mañueco en los hechos investigados resulta una «cuestión indubitada» y ha acusado a los socialistas de pedir a los dirigentes del Gobierno de Castilla y León comparecencias que no aceptan cuando dirigentes socialistas son llamados a foros similares en otras autonomías, entre las que ha citado a Andalucía y a los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

«Argumentos vendo que para mi no tengo», ha ironizado Cruz.

En el turno de respuestas al representante de Ciudadanos en esta comisión, Francisco Javier Panizo, el presidente de la Junta se ha ofrecido para comparecer en nuevas fechas y «cuantas veces consideren» los grupos parlamentarios.

Preguntado por el procurador de Cs por unas declaraciones realizadas hace años en su condición de presidente del Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP, en concreto sobre su intención de que su partido se personara en la causa de las supuestas irregularidades en la autorización de parques eólicos, Mañueco ha reconocido que fue así, pero que fueron los servicios jurídicos de su partido los que determinaron que no se personaran finalmente.