Transición energética: la inversión en renovables puede actuar como un poderoso mecanismo de recuperación del COVID-19

A medida que las economías mundiales intentan mitigar el impacto del COVID-19, la inversión en energía renovable se está convirtiendo en un engranaje importante en la recuperación económica. La expansión de las energías renovables no solo ayudará a los países a lograr una acción climática más fuerte bajo el Acuerdo de París, sino que también impulsará las actividades económicas en toda la cadena de valor formando un poderoso mecanismo de recuperación de la crisis COVID-19, dice la firma de análisis GlobalData.

Debido a los avances tecnológicos, las economías de escala y las subastas competitivas, el costo nivelado de la electricidad (LCOE) para las energías renovables ha experimentado un fuerte descenso. El LCOE de la energía solar fotovoltaica ha sido testigo de una caída del 86% para alcanzar los 0,05 $ / kWh en 2019 en comparación con 2010. Del mismo modo, para la energía eólica terrestre, la caída fue del 50% a 0.05 $ / kWh.

La disminución de la LCOE ha llevado a las renovables a la paridad con los fósiles y en algunos países incluso más baratas. Es probable que esta tendencia de competitividad de costos e innovación continúe y podría atraer a países e inversores para satisfacer su apetito renovable. Por ejemplo, en 2019 se registraron las mayores adiciones de capacidad de energía solar y también la mayor inversión en el segmento eólico marino.

Sin embargo, las inversiones planificadas en este sector hasta 2030 son menores que las inversiones realizadas en la última década. El estímulo de recuperación de la pandemia COVID-19 ofrece una excelente oportunidad para que los gobiernos canalicen sus inversiones en las energías renovables.Anteriormente, no pudieron alcanzar el objetivo deseado de instalaciones para 2030, descarbonizar la economía y dar un fuerte paso hacia la sostenibilidad climática.

Somik Das, analista senior de energía de GlobalData, comenta: “Durante la pandemia de COVID-19, la energía renovable se erigió en la gran protagonista. Con la disminución de la demanda eléctrica, las compañías eléctricas se centraron en generar electricidad a partir de fuentes renovables rentables. Para finales de 2030, se estima que la capacidad instalada renovable acumulada sea de 3.600 GW, aproximadamente 1.900 GW más que la de 2020, que es sustancialmente menor que la acumulación requerida de aproximadamente 2.800-3.000 GW para limitar el aumento de la temperatura global en 2ºC.

“La incorporación de mayores inversiones en energía renovable podría brindar una oportunidad para aumentar las inversiones y compensar el déficit en la capacidad de energía instalada requerida para 2030.

“Por lo tanto, el aumento de las inversiones en energía renovable en los paquetes de recuperación se beneficiaría enormemente y marcaría el comienzo de una multitud de beneficios económicos. No solo brindará una mejor oportunidad para abordar los objetivos del cambio climático y los problemas del calentamiento global, sino que también creará nuevos empleos y estimulará la actividad económica”.