La alemana Evonik desarrolla una nueva membrana que abarata la electrólisis del hidrógeno verde

El grupo alemán Evonik ha desarrollado una nueva membrana de intercambio aniónico (AEM), que debería contribuir al avance de la producción electrolítica de hidrógeno. “Nuestra membrana podría permitir la realización comercial de una tecnología de electrólisis altamente eficiente y económicamente viable”, dice Oliver Conradi, responsable de la investigación de membranas en Creavis, la unidad de innovación estratégica de Evonik.

La membrana desarrollada por investigadores de Creavis y expertos de la unidad de polímeros de alto rendimiento en el campo del crecimiento de la innovación de membranas comprende un polímero resistente con excelente conductividad. Según Conradi, “la química del polímero detrás de esta membrana es la clave para una electrólisis eficiente. Y ahora tenemos esa llave».

La electrólisis con membranas de intercambio aniónico tiene claros beneficios en comparación con otros procesos electrolíticos como la electrólisis alcalina convencional mediante diafragmas (AEL) o el método más reciente de electrólisis con membrana de intercambio de protones (PEM) que depende en gran medida de materias primas como los metales preciosos.

El innovador concepto AEM reduce los costos de inversión porque las celdas utilizadas para la electrólisis en condiciones alcalinas no requieren metales preciosos. Por tanto, pueden utilizarse materiales mucho menos costosos. Otros atributos de esta plataforma de electrólisis AEM son alta densidad de corriente, muy buena eficiencia y alta flexibilidad.

En el proyecto CHANNEL, un consorcio de socios altamente calificados de la industria y organizaciones de investigación planificarán, construirán y probarán un sistema de electrólisis AEM basado en las nuevas membranas de Evonik. El proyecto tendrá una duración de tres años y recibirá una financiación de alrededor de 2 millones de euros del programa de investigación Horizonte 2020 de la Unión Europea.

Además de Evonik, que proporciona la membrana AEM, los otros socios del proyecto son la holandesa Shell, como usuaria de hidrógeno; la italiana Enapter, como ingeniería de planta para el electrolizador; la alemana Forschungszentrum Jülich, especialista en I+D en conjuntos de membrana-electrodo), la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU), especialista en catalizadores, y SINTEF, una organización noruega de investigación independiente, responsable de la coordinación del proyecto. Por tanto, el consorcio cubre toda la cadena de valor de la producción de hidrógeno verde.