La Xunta de Galicia pide al Gobierno un precio de la electricidad competitivo mientras Alcoa y Liberty son incapaces de ponerse de acuerdo

La Xunta de Galicia ha pedido a Alcoa y Liberty House que «agilicen las negociaciones» y al Gobierno central que fije un precio eléctrico «competitivo» que permita reducir los costes energéticos de factorías como la de A Mariña de Lugo.

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, ha participado este viernes mediante videoconferencia en una nueva reunión de la mesa multilateral de Alcoa San Cibrao.

En el encuentro, según señala la consellería en un comunicado de prensa, Conde ha recordado la «importancia» de aprobar el estatuto del consumidor electrointensivo, de avanzar en la autorización de las compensaciones por costes indirectos de dióxido de carbono hasta el máximo que permite la Unión Europea y de la puesta en marcha del nuevo mecanismo de gestión de la demanda que sustituya la puja por interrumpibilidad.

Además, ha concretado su «compromiso» de evaluar los proyectos del plan industrial de Liberty House «que finalmente pudiesen optar al Fondo Europeo de Recuperación».

Asimismo, ha trasladado de nuevo la colaboración del Gobierno gallego, «abierto a cooperar y formar parte de la solución si pasa por un proyecto viable y de futuro que garantice el mantenimiento de los puestos de trabajo y de la actividad de una factoría esencial para A Mariña».

COMITÉ DE EMPRESA

Por su parte, el comité de empresa ha emitido otro comunicado tras la reunión en el que advierte de que «actualmente aún se mantiene un notable distanciamiento entre ambas partes». Según señala, además, el grupo al que pertenece Liberty «sigue insistiendo en los derechos sobre la planta de Alúmina».

Al respecto, Alcoa y Liberty se reunirán de nuevo en la tarde de este viernes e «intentarán acercar posturas para llegar a un acuerdo y finalizar esta fase», según los representantes de los trabajadores.

A partir de este sábado y hasta el 11 de septiembre abarca la segunda fase del proceso, en la que, según recuerda el comité, «se entra a analizar el detalle de los aspectos de la compra». De ahí hasta el 27 llegaría la última etapa para concretar el contrato de compraventa.

En paralelo a estas reuniones, el comité de empresa solicitará reuniones de seguimiento al grupo GFG Alliance en las que «se podrá valorar la información requerida por ambas partes».