Siemens Gamesa prevé un ‘pay-out’ del 25% para 2023 y vaticina una recuperación tras el impacto de la Covid-19

Siemens Gamesa prevé recuperar la política de dividendos que tenía hasta ahora a partir de 2023 y repartir un ‘pay-out’ (porcentaje de su beneficio neto a destinar como dividendo entre sus accionistas) en torno al 25%, según la presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por la compañía sobre su Conferencia del Inversor 2020.

El fabricante de aerogeneradores prevé que su margen operativo o margen Ebit pre PPA y antes de costes de I&R se situé en un rango de entre el 3% y el 5% en 2021 y entre el 8-10% en 2023, después de que se hundiera a niveles negativos en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal de 2020.

En lo que se refiere a los ingresos, el grupo controlado por la multinacional Siemens espera alcanzar en 2021 una cifra entre la horquilla de los 10.200 y los 11.000 millones de euros, una vez superados los impactos por el Covid-19 y el retraso en la ejecución de proyectos en el norte de Europa, así como la reestructuración de su negocio en India.

Para el horizonte de 2023, la compañía no adelanta una cifra concreta de estimación de ventas, aunque vaticina un crecimiento «más rápido que el mercado».

Además, la compañía surgida de la fusión de Gamesa con la división eólica de la alemana Siemens estima que su endeudamiento neto no superará el resultado bruto de explotación y mantener así su calificación de grado de inversión.

APROVECHAR SU POTENCIAL PARA CAPTURAR OPORTUNIDADES DE NEGOCIO

Siemens Gamesa lanza esta nueva estrategia corporativa con el objetivo de aprovechar todo el potencial de la compañía para «capturar oportunidades de crecimiento en sus rentables negocios ‘Offshore’ (marina) y Servicios e impulsar un cambio radical en ‘Onshore’ (terrestre), informó la empresa.

Así, destacó que este plan prioriza «la rentabilidad sobre el volumen, la generación de caja, así como la eficiencia y productividad en todas las operaciones».

El consejero delegado del grupo, Andreas Nauen, que tomó las riendas de la compañía el pasado mes de junio tras relevar en el cargo a Markus Tacke, indicó que la demanda pública y gubernamental de soluciones de energía limpia para abordar la crisis climática impulsará la inversión continua en generación de electricidad renovable, algo para lo que consideró que Siemens Gamesa está «bien posicionada para ofrecer valor a los accionistas y a la sociedad al desempeñar un papel completo en ese proceso».

El directivo reconoció que se ha vivido «un período difícil para la industria y la empresa», aunque se mostró convencido de que Siemens Gamesa cuenta con «todos los componentes correctos en su lugar». «Nuestra gente, la tecnología, la escala y la presencia global son cimientos sólidos sobre los que construir un líder de la industria a largo plazo», dijo.

En este sentido, Nauen señaló que el grupo parte de «una sólida posición competitiva rentable» en los crecientes mercados ‘Offshore’ y Servicios, mientras que apuesta por recuperar el potencial en el negocio ‘Onshore’. «Se ha designado un nuevo equipo de gestión para liderar el cambio de rumbo. Además, a través de nuestro nuevo accionista principal, Siemens Energy, seremos parte de una potencia energética y esperamos poder beneficiarnos de un fuerte potencial de sinergia», añadió.

El mercado recibió los anuncios de Siemens Gamesa con importantes caídas. Así, los títulos del grupo ampliaban su desplome a las 11.34 horas a más de un 5%, hasta los 22,04 euros.

IMPACTADA POR LA COVID-19

Siemens Gamesa se ha visto especialmente impactada a lo largo de 2020 por la crisis del Covid-19, registrando unas pérdidas históricas de 805 millones de euros en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal (octubre a junio de 2020), lo que le llevó a recortar de nuevo sus previsiones para el ejercicio.

El impacto de la crisis sanitaria golpeó especialmente los costes y ventas del grupo, en un periodo marcado por una la volatilidad adicional de mercados clave como India y México; así por el impacto indirecto en los desafíos de ejecución del Norte de Europa.

Ante este complicado contexto Siemens Gamesa, que en abril decidió retirar sus previsiones financieras para el ejercicio fiscal 2020 en abril debido a la incertidumbre generada por la pandemia coronavirus, presentó en julio ya unas nuevas estimaciones para este año fiscal 2020, que finaliza en septiembre, y que incluyen el impacto de la adquisición de activos de Senvion.

Así, el fabricante prevé acabar el ejercicio con unas ventas en el rango de 9.500-10.000 millones de euros y un margen Ebit pre PPA y antes de costes de integración y reestructuración de entre -3% y -1%, lo que supone una reducción de 1.000 millones de euros en ventas y de 200-250 millones en rentabilidad, respecto a las guías anteriores.