Instalarán un dispositivo para generar electricidad a partir de las olas en aguas de Canarias

El banco de ensayos de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), en el litoral este de Gran Canaria, será el escenario donde se probará la eficiencia de un dispositivo pionero en la UE capaz de producir de forma inteligente agua desalada o energía eléctrica a partir de las olas.

Este proyecto, que se podría comercializar en uno o dos años, está financiado por la UE y lo desarrolla en Astilleros Canarios, con sede en el Puerto de La Luz y de Las Palmas, un consorcio empresarial formado por las entidades Vryhof Anchors (Holanda), Fiellberg (Finlandia), Energía Mediterránea (Italia) y Wavepiston (Dinamarca).

El director de la Plocan, José Joaquín Hernández Brito, ha destacado que dispositivos como este permiten «generar energía en los sistemas insulares de una forma barata, rápida y eficiente».

Hernández Brito ha explicado que es capaz de suministrar energía a dispositivos colocados en el medio marino o a dispositivos conectados a la red, en función de la configuración de la que se le dote, y ha subrayado que «lo importante es que estas pruebas se puedan hacer en Canarias porque, de esa forma, podremos optimizar esta tecnología para su aplicación y despliegue comercial, tanto aquí como en el resto del mundo».

«Hay un enorme interés comercial en todo lo que sea producción de energía. La carrera o el reto es generarla a un precio competitivo respecto de otras de producción renovable, como las eólicas o las solares, aunque vamos a necesitar un mix energético de todas ellas para poder estabilizar la red, sobre todo en sistemas insulares y aislados como el canario», ha referido.

A juicio de Hernández Brito, el objetivo de Canarias en este ámbito es «atraer empresas y talento para no tener que comprar esta tecnología, sino que se produzca aquí», lo que contribuirá a «que se cree ese ecosistema de innovación, que es el que va a diversificar la economía y a generar empleo y actividad para la recuperación tras la covid-19».

Para el director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, Carlos Navarro, la tecnología que se prueba en la Plocan tiene «muy buen desarrollo en Canarias, donde se podría sacar bastante rédito, por ejemplo en El Hierro, para complementar otros sistemas energéticos».

Noelia Pericón, responsable en Gran Canaria de la empresa danesa Wavepiston, integrada en el consorcio empresarial que promueve este proyecto, ha explicado que cada uno de los dispositivos que se prueban en esta isla consta de 24 filas de placas, que se encargan de bombear el agua del mar con solo dos puntos de anclaje, donde radica su innovación.

Al 10 por ciento de su potencialidad, que es el grado al que se está probando, cada línea de 24 placas es capaz de producir 150 kilovatios a la hora, lo que en Dinamarca, donde el consumo de energía es mucho mayor que en Canarias, permite dar suministro a 150 casas.

También es capaz de producir 28.000 metros cúbicos de agua desalada al año, un potencial que, al igual que el relativo a la generación eléctrica, será 10 veces superior cuando se lleve estos dispositivos a su eficiencia total, ha referido Pericón.