La caída de costes de las baterías pone en peligro el papel del gas en el sistema eléctrico

El uso del almacenamiento en baterías a escala de red está aumentando rápidamente, entre otras cosas, porque la disminución de los costes de las baterías (ver gráfico a continuación) está siendo más rápida que la de la eólica o la solar. De esta forma, las baterías están usurpando poco a poco el papel del gas en el sistema eléctrico. Las compañías que operan con gas se han percatado de ello y están comenzando a actuar.

Este es el caso de la australiana AGL Energy, que el mes pasado anunció que la caída del costo del almacenamiento en baterías justifica que las baterías grandes asuman el papel del gas en una red rica en energías renovables.

La realidad es que el gas está luchando por competir con las baterías en unos momentos en los que los precios del gas a nivel mundial se encuentran en mínimos históricos. Cuando los precios del gas se recuperen, el gas no podrá competir. La deflación de costos garantizará que, a muy corto plazo, las baterías desempeñen un papel más importante en el sistema eléctrico a expensas del gas.

Los compromisos de la Declaración Climática de AGL para 2020 están orientados a la descarbonización y la inversión en fuentes renovables de suministro e integración de electricidad. La compañía ahora tiene grandes planes para instalar varias baterías nuevas para complementar sus operaciones de generación de energía.

AGL se ha fijado el objetivo de instalar 1.200 megavatios (MW) de nueva capacidad de almacenamiento en baterías y respuesta a la demanda para 2024, y está vinculando las bonificaciones de ejecutivos y de la alta dirección para alcanzar los objetivos de crecimiento de la cartera de almacenamiento y energía limpia de la empresa.

También ha presentado planes de desarrollo iniciales para una nueva gran batería de hasta 500MW en su central de carbón Liddell en Hunter Valley, Nueva Gales del Sur. Planea construir una batería de 150MW en primera instancia tras el cierre de la estación en 2023. Además, en su central eléctrica de gas de Torrens Island en Australia del Sur, AGL está instalando una batería de 100-150MW.

Además, según cuenta el portal australiano de energía reneweconomy, la compañía planea agregar una batería de 100MW / 150MWh a la planta solar Wandoan en Queensland, y hasta 200MW / 400MWh de capacidad de batería distribuida en cuatro proyectos en asociación con el Grupo Maoneng, incluida una batería de 50MW / 100MWh junto a la planta solar Sunraysia en Nueva Gales del Sur.

En EEUU, también están surgiendo proyectos de almacenamiento a gran escala que rivalizan con las plantas pico de gas en tamaño. Vistra Energy ha obtenido la aprobación para expandir un sistema de almacenamiento de energía en construcción en su central de gas Moss Landing, en California, a 1.500MW / 6.000MWh.

En la actualidad, la batería más grande del mundo es Hornsdale Big Battery en Australia del Sur. Cuenta con un tamaño de 150MW / 193MWh. Hornsdale tiene el 10% de la potencia y el 3% de la duración de la nueva batería de Vistra, que será la instalación de almacenamiento de batería más grande del mundo.

La gestora de activos Capital Dynamics ha firmado un acuerdo con la energética estadounidense Tenaska para desarrollar una cartera de nueve proyectos de sistemas de almacenamiento de energía en baterías (BESS) repartidos por toda California. En total, los proyectos proporcionarán aproximadamente 2.000MW de energía. La escala de esta inversión en baterías a escala de red no tiene precedentes.

También en EEUU, PG&E ha solicitado la aprobación de cinco proyectos de almacenamiento de energía por un total de 423 megavatios (MW) o casi 1,7 GWh,  en un documento presentado ante la Comisión de Servicios Públicos de California (CPUC). Los proyectos tienen la intención de integrar aún más energía limpia de fuentes de generación renovables al tiempo que garantizan la fiabilidad futura del sistema eléctrico.

Mientras tanto, en Australia, ha llegado la inversión en baterías a escala de red. Tras el éxito obtenido con la gran batería de Tesla en el proyecto Hornsdale Power Reserve, el desarrollador francés de energía renovable Neoen está planeando un nuevo sistema de almacenamiento en batería de 600MW cerca de Geelong. El proyecto, denominado “Victoria big battery”, cuadruplicará el tamaño de la gigabatería de Tesla en Australia del Sur.

La compañía gala no para. El pasado 20 de agosto, Neoen presentó planes para un parque eólico y solar con una batería 10 veces más grande que la gran batería de Hornsdale. El proyecto Goyder South, en Australia del Sur, propone 1.200MW de energía eólica, 600MW de energía solar fotovoltaica y una batería de 900MW / 1.800MWh que empequeñece el tamaño de la batería grande de Hornsdale.

Este tipo de proyectos híbridos, que excluyen totalmente el gas, comienzan a perfilarse como el futuro del sistema eléctrico. Las baterías a escala de red son ahora una característica del mercado de la energía en Australia y Estados Unidos, y pronto lo serán en Europa. A corto plazo, las baterías a escala de red no sustituirán totalmente el papel del gas en el sistema eléctrico, pero sí le quitarán una buena parte de su cuota de mercado.